Hoy vengo a hablarte de un episodio que me ha perseguido durante el último año y medio y del que no estoy nada orgulloso. Una situación en la que me avergüenza haber caído pero que creo que tú y todos los que leen mi blog deberíais conocer: mi caída en el timo de la coedición de manos de una editorial llamada Mundi Book. Coedición del libro La Imaginación También Muerde que, como sabrás, autopubliqué hace un año en versión Kindle. El cómo y el por qué te lo contaré en otro momento.

Y antes de que nadie me salte a la yugular debo explicarte que lo llamo timo con todas las letras aferrándome a la definición literal de la palabra (timar): 2. tr. Engañar a alguien con promesas o esperanzas. Porque, como verás más adelante, incumplieron casi todas sus promesas y no hicieron bien su trabajo (o directamente no lo hicieron).

También quiero resaltar que, aunque me gustaría, todavía no puedo llamarles ladrones. Aunque, habiendo aceptado mi decisión de rescindir el contrato, Mundi Book sigue estando en posesión de mi dinero. Y no tiene pinta de que vayan a devolvérmelo a corto plazo…

Y sí, lo has deducido bien, estoy cabreado e indignado tanto con ellos como conmigo mismo por haber caído en la trampa. Así que espero que puedas separar el grano de la paja en este artículo. Porque espero darte cinco buenos consejos para tu día de mañana, engalanados con un poco de prosa furiosa y de señales de alarma.

Pero antes…

De coedición y Mundi Book

Una editorial de coedición es aquella en la que, dicho mal y pronto, la edición la pagan la editorial y el propio autor. Esa sería una explicación fácil y sencilla, aunque hay muchas más implicaciones que puedes ojear en estos artículos de Mariana Eguaras sobre cómo identificar a una editorial de coedición o falsa distribución de libros en editoriales de coedición.

La realidad es que el modelo de negocio de una editorial de este tipo es: consigue que muchos autores te paguen mucho. Porque, no nos engañemos, el dinero lo obtienen de nosotros y de la pre-compra de ejemplares de las grandes superficies, no de vender nuestros libros.

¿Cómo? Muy sencillo: no gastando ni un centavo de más en servicios editoriales ni promoción. Correcciones rápidas y poco profundas, portadas cutres, maquetaciones en cadena, una presentación sin coste (o inexistente) y dos artículos en vete tú a saber dónde.

Y aquí es donde entra en juego Mundi Book.

Tengo que dejar claro de antemano que siempre se anunciaron como editorial de coedición. El contrato que firmamos especificaba que era de coedición y en mis conversaciones con ellos siempre estuvo presente el pago de la mitad del coste de edición de mi libro como parte de esa coedición. Así que siempre supe a qué me enfrentaba y lo hice todo con plena consciencia.

Entonces… David, ¿de qué vas a quejarte si sabías lo que eran?

De la manera en la que llevaron todo a cabo.

Respuesta rápida… hasta el primer pago

Todas las comunicaciones verbales y no verbales con Mundi book funcionaron de cine durante el primer mes. Firmé un contrato, envié la primera parte del pago y recibí un esquema de tiempos bajo los cuáles íbamos a trabajar.

Hablamos de 2015, hablamos de que el objetivo era publicar y presentar el libro en noviembre/diciembre de ese año. Hablamos de que para septiembre Mundi Book debería haberme enviado las correcciones hechas…

Pero en cuanto hice el segundo pago las cosas empezaron a viajar a ritmo caribeño.

Las correcciones llegan… o no

Si en septiembre de 2015 deberían haber estado las correcciones, en octubre Mundi Book todavía no las tenía empezadas. Me dio tiempo a hacer una corrección propia y en profundidad y a enviárselo a ellos para que lo tuvieran todavía más fácil.

En noviembre me escribieron desde Mundi Book para decir que estaba muy bien y que en vez de tres correcciones harían dos. Uhm…. ¿No especificamos tres en el contrato? Venga, da igual, soy un chico comprensivo.

En enero ya empecé a preocuparme. Meses de correos sin respuesta después les pregunté qué pasaba. Porque yo seguía sin recibir nada… [Mundi Book] Sí, sí, no te preocupes, ahora empezamos.

Y en marzo de 2016 me llegó un correo desde Mundi Book diciendo que mis correcciones ya estaban.

Nota: Recuerda que íbamos a publicar en noviembre/diciembre de 2015…

Corrección de… ¿estilo?

En esos 6, 7 u 8 meses que Mundi Book tardó en corregir mi libro me encontré con que las correcciones se habían limitado a:

  • Un fallo de concepto con las tildes diacríticas (tú, mí) que yo mismo corregí.
  • Alguna coma perdida.
  • Un par de errores tipográficos.

Vamos, algo que cualquiera que no fuera yo mismo hubiera visto en… ¿dos o tres horas de trabajo?

Porque, aunque una corrección ortotipográfica cuesta horrores, lo que de verdad hubiera aportado valor y yo hubiera agradecido es una corrección de estilo.

¿Por qué?

Porque eran mis primeros textos serios y profesionales y había errores de expresión a punta pala. Porque… Porque yo mismo la tuve que hacer mientras ellos corregían.

Eso sí, cuando me llegaron las correcciones muy amablemente Mundi Book me recordó que, según nuestro contrato, tendría un mes para revisarlas y devolvérselas. ¡Claro que sí!

Consejo 1: si tienes la oportunidad incluye en su contrato los mismos plazos que te incluyan ellos a ti. ¿Tienes que pagar en un mes? Ellos tienen que devolvértelo en un mes. ¿Tienes que revisar la corrección en un mes? Ellos tienen que corregir en un mes. Y así con todo lo que puedas.

Y en paralelo…

La portada la haces tú

No soy diseñador gráfico. Tengo mucha imaginación visual pero no se me dan bien las artes gráficas y, como soy consciente de ello, pido muchos consejos y acepto la opinión de los expertos. Así que más o menos lo que quiero pero no sé llevarlo a cabo (ya te lo conté en este artículo sobre cómo diseñar una portada).

Cuando les conté mi idea para la portada mi editora en Mundi Book me dijo que era muy difícil de llevar a cabo. No sé muy bien dónde radicaba la dificultad de unos dientes, un poco de humo y objetos flotando en el humo… bueno sí, que no es coger una imagen y aplicar cuatro filtros. Pero acepté su criterio y les dejé hacer.

El caso es que cuando me llegó el primer boceto con el logo de Mundi Book bien visible se me cayó el alma a los pies. Cutre es decir poco. Ni siquiera yo con el paint recortando y pegando objetos sin ton ni son hubiera hecho algo así.

Sí, era un boceto pero… wow… vaya miedo de boceto. No esperes que lo publique por aquí… yo no la hice, la hizo Mundi Book, tampoco la acepté, pero siento vergüenza ajena de eso.

Así que mi solución fue hacer mi propia portada, enseñarles una pequeña captura y enviarles la imagen original con la que había trabajado (junto con un documento legal de cesión de derechos de imagen solo para mi portada). ¿Por qué? Para que la edición física y la digital tuvieran algo que ver y para que la portada no fuera una m*****.

<Editado 2018> A día de hoy, la portada es diferente. Decidí unificar esta con la de Memoria selectiva y el resultado fue este:

<Fin de la edición de 2018>

Y sí, Mundi Book casi calcó mi portada.

Consejo 2: todo el material propio que le envíes a alguien debe ir acompañado de un documento que detalle de quién son los derechos y para qué das (y no das) permiso. Una firma no hace daño a nadie y puede ahorrarte luego muchos problemas.

Pero bueno, después de sufrir casi un año… Mundi Book ya me había enviado las correcciones y la portada. Porque sí, todo esto sucedió en mayo de 2016.

Recuerda que publicábamos en noviembre de 2015…

Porque…

Hoy no… mañana

Y ahora empieza una serie de muchos meses en los que la dinámica de comunicación con Mundi Book fue siempre la misma. Bueno, casi siempre, ya que su página web desapareció del mapa, su página de Facebook también y tuve serios problemas para contactar con mi editora durante un par de meses. Qué miedo, ¿verdad?

[Mundi Book] Entonces presentamos la semana <<número a elegir>> del <<mes a elegir>>.

Dos semanas antes…

[Yo] ¿Cuándo lo hacemos? ¿Está todo listo?

Porque, sí, tienes que perseguirles tú. No van a ser ellos los que te busquen a ti para informarte de cómo van las cosas…

[Mundi Book] Huy… pues no llegamos porque <<excusa a elegir>>. Lo envío la semana que viene a imprimir y presentamos la semana <<número a elegir+1>>, ¿te parece?

Y desde mayo de 2016 navegamos hasta febrero de 2017. Semana tras semana el libro iba y venía a la imprenta, pero nunca estaba impreso. La presentación era mañana, pero mejor pasado mañana. Siempre había un pero y siempre había otras presentaciones que hacer.

Así completamos dos años desde del día de firma del contrato original. Con más de un año de retraso sobre el plan de aquel entonces y sin fecha fija para ponerle fin al proceso.

Plan que, cabe destacar, Mundi Book insistió en cumplir. Yo no les fijé fechas ni les dije para cuándo tenía que estar nada. Fueron ellos los que se lanzaron a la piscina prometiendo.

Pero esto no es todo ya que, como colofón, llegó la última de las promesas rotas. La mayor promesa de todas, aquella por la que terminé de decidir firmar el contrato con Mundi Book allá por 2015…

La gran distribución se cae de la ecuación

El contrato que estaban a punto de cerrar con El Corte Inglés nunca llegó. La Casa del Libro (si bien es cierto que sigue distribuyendo sus libros) está entrando (o eso dicen) en ciertos problemas con Mundi Book… Así que mi miserable tirada de libros no vería la luz con ellos ni tampoco vería una presentación en uno de sus locales (con la consiguiente venta de libros asegurada).

Y después de un año de sueños rotos llegó el día de decir basta.

BASTA

Dediqué enero a pensar qué era lo que podía hacer yo. Que, siendo sincero, no era mucho. Así que releí el contrato buscando una cláusula que pudiera servirme de anulación. Cláusula que, curiosamente, tuve la suerte de encontrar (sí, encontrar, porque no se me ocurrió incluirla por mí mismo).

Porque Mundi Book especificó en una de sus cláusulas que el contrato sería anulable si ellos mismos no habían puesto a la venta el libro antes de 18 meses desde la firma del contrato.

Así que envié un burofax a la dirección de la directora de Mundi Book que constaba en el contrato y llamé a mi editora para informarle de mi decisión de rescindir el contrato debido al incumplimiento de las cláusulas que ellos mismos habían fijado.

Sí, volvieron a decirme que la semana X presentamos, mañana enviamos el libro a la imprenta y veinte cosas más pero… ¿no llevaban ya 6 meses imprimiendo mi libro? ¿No habían tenido ya un año y medio para hacer su trabajo?

Finalmente Mundi Book aceptó (no les quedaba otra) mi decisión y los derechos de explotación de mi obra en papel volvieron a mí. Eso sí, solo me devolvieron mi propiedad intelectual. Todavía estoy esperando a que Mundi Book me devuelva mi dinero. Pero claro, para esos correos y mensajes sí que no espero recibir respuesta.

¿Qué debes aprender de todo esto?

  1. Revisa todo contrato con pelos y señales y consulta con alguien que sepa. No aceptes ninguna cláusula que sea abusiva o te perjudique. Es mejor no firmar que firmar y perder algo de manera irreversible (tus derechos, tu dinero, tu tiempo, tu alma…).
  2. Especifica y detalla quién tiene derecho a qué. Sobre todo si envías más material que el propio libro. Por ejemplo, imágenes propias para inspirar la portada.
  3. Incluye periodos de cumplimiento para las obligaciones de la editorial. Es muy fácil exigir y pedir al autor, pero ellos también tienen que cumplir con su parte. Sobre todo cuando se trata de devolverte el dinero.
  4. Excluye los derechos de explotación digital de tu obra (salvo que quieras que también lo hagan ellos). Yo lo hice y, gracias a eso, pude publicar La Imaginación También Muerde en digital mientras sufría por su edición en papel.
  5. Haz todas las comunicaciones importantes por escrito. Nunca por teléfono. Y si es así, envía luego un correo haciendo un resumen de lo acordado.

Puede que yo haya tenido mala suerte con Mundi Book, aunque he encontrado muchos testimonios por internet hablando de lo contrario. Aún así podría ser que Mundi Book no fuera una mala editorial de coedición y que yo sea la excepción… Pero lo que es innegable es que debes cubrirte las espaldas antes de firmar un contrato.

Yo, por mi parte, seguiré optando por la autopublicación para mis siguientes obras. Mundi Book me quitó todas las ganas de coeditar y Ana González Duque me puso los dientes largos con sus éxitos en el mundo de la autoedición. Pero eso os lo contará ella misma la semana que viene aquí, en El Rincón de Cabal.

  • No quiero aburrirte regalándote cosas que no vas a leer pero…

    Mis suscriptores reciben una versión comentada del artículo de la semana. ¿Te apuntas?

  • Reader Interactions

    Comentarios

    1. Madre mía David. Los pelos de punta.
      Creo que no hay cosa como escritora que me de más miedo. He sentido mucha rabia mientras leía como te habían timado. ¡Vaya canallada!
      Toda la experiencia debe haber sido horrible, desde el tiempo tan largo, la espera, que traten tu obra sin un ápice de respeto y portadas cutres y en fin, que se queden tu dinero, que después de la mala experiencia es la gota que colma el vaso.

      Me alegro mucho de haber comprado tu ebook. Lo leeré pronto (maldita pila de libros pendientes kilomética) y le haré una reseña, a ver si más gente se decide a leer autopublicados y se quita el estigma de que son de peor calidad, porque cada día hay más editoriales de coedición que, no nos engañemos, no publican lo mejorcito. Publican porque quiere el autor. La autopublicación lleva mucho trabajo detrás.
      A ver si yo me animo también.

      Últimamente hay dos editoriales de esas piratas ultra cutres mandando mensajes a todo el mundo que en verdad parecen la misma: Ediciones mouse y ediciones brisa del sur. Que tienen pinta de hacer una tirada de 50 libros con una portada cutre y a tu casa con el ego subido por haber publicado.

      Esto de ser escritor es cada día más difícil.

      Gracias por compartir tu historia, que imagino que será difícil, porque te llenará de rabia al pensarlo.
      A ver si hay suerte y aprendemos sin errar, que no está bien que todos tengamos que aprender a las malas.
      ¡Un saludo!

      • Hola Lulu. La verdad es que la cosa en mi cabeza ya está más tranquila.

        El palo gordo vino cuando desapareció su web, sus correos y pensaba que estaba formando parte del timo de la estampita. Ahí fue cuando, tras recuperar el contacto (por mi parte, no por la suya) con ellos tomé la decisión de presionar cada cierto tiempo pero sin demasiadas ganas. No quería que el libro saliera, no quería presentarlo con ellos y quería pasar el periodo del contrato lo más rápido posible.

        Escribir este artículo ha sido bastante entretenido, aunque debo decir que verlo todo junto sobre el papel…

        Eso sí, gracias a su ineficiencia me decidí a publicar yo el libro por mi cuenta. Así que no todo es malo. Aunque les hubiera agradecido ciertos consejos sobre cómo ordenar los relatos y distribuirlos para que el libro tuviera más gancho. Mi yo de ahora cambiaría todo el orden del libro (y parte de su contenido, para qué engañarnos). Pero oye, de todo se aprende 🙂

        Espero que nunca os pase lo mismo, aunque no intento decir que la coedición sea el demonio. Habrá casos en los que interese y sea una opción a tener en cuenta. Yo he descubierto que, para lo que hacen, prefiero pagarlo o hacerlo yo, controlarlo yo y publicarlo como me venga en gana.

        ¡Un abrazo!

      • David, soy otra a quien han timado, porque creí en ellos y envié el dinero de la edición (el total), me enviaron la tapa ( que previamente yo he enviado), y todo parecía “normal” .Esto fue por allí por octubre- noviembre del 2016. íbamos comunicándonos y de pronto comenzaron a no comunicarse, Mabel que era quien lo hacía, cuando no estaba de vacaciones, no se hallaba en la oficina, yo seguí insistiendo porque me era difícil creer que había sido una estafa y así llegamos a mayo de 2017 cuando encontré que el correo electrónico de Mundi Book me comunicó que la editorial había “quebrado”,. Fuimos nosotros, los quebrados y burlados por ellos, y duele saber que hemos sido varios, se estarán riendo de nosotros, son los nuevos “conquistadores” que volvieron a vendernos “espejitos de colores”. Estoy muy dolida por ser tan timable, estoy enojada con ellos y conmigo. la última vez que les envié un mensaje y les llegó, les deseé que todo nuestro dinero les sirva para comprar medicamentos (podrán comprar un laboratorio ya que fuimos varios los engañados, pero seguro no podrán curar sus enfermedades). Yo perdí toda esperanza de recobrar mi dinero, pero sí editaré mi libro, ya que estaba registrado

      • Vaya. Tu comentario me entristece doblemente. Primero por ver que tú también has caído en sus garras y segundo por confirmar que ya han terminado de quebrar. Cuando escribí este artículo todavía contestaban por algún medio y se podía encontrar información suya en Facebook. Ahora veo que eso ya no es así.

        Nunca firméis con nadie que hable de coedición, esa es la lección del día…

      • Y que lo digas. El dinero no crece en los árboles y mucho menos lo hace para un escritor. Vivir de la literatura es algo muy, muy difícil y que exige un gran sacrificio personal y monetario al principio. Perder la cantidad de dinero que estos señores te roban es…

      • Gracias por comentar Cristina Aráoz y también a David Olier – (que hiciste éste espacio) Hay que hacer mundial la cadena de estafados por esa gentuza.- Me pone muy mal y peor, por lo que pudieran seguir haciendo .No soy la estafada, y lo siento como si lo fuera, ya que Cristina es mi amiga de casi la mitad de mi vida. (Se podrá mandar la noticia a la Secretaría de Cultura Española) (digo) Gracias por la atención.

      • Gracias a ti. La verdad es que es muy triste ver cómo pseudoempresas editoriales buscan lucrarse a costa del ánimo y la ilusión de los nuevos escritores.

      • A mi me ha llegado a Twitter este mensaje privado:

        Buenos días (mi nombre) ,somos Ediciones (…) . Siempre a la búsqueda de autores con talento. Una editorial convencional que publica escritores desconocidos que escriben sus obras a través de redes sociales, blogs, páginas web,wattpad,etc. en librerías físicas.Nos gusta tus escritos de tu blog y tu estilo de escritura. Comenzamos ahora a publicar a nuestros escritores y hemos empezado con (…) . Nuestro método consiste en la captación de escritores que escriben en las redes sociales y cuyos escritos vemos potencial para librerías. Nos ocupamos de gestionar las correspondientes inscripciones para el trámite de ISBN,no corregimos el texto (suprimimos este servicios para poderos publicar gratis) si nos ocupamos del diseño de portada,maquetación,gestionar tu presentación en tu ciudad,distribución en librerías corriendo nosotros con todos los costes de edición, etc. Invertimos nuestro capital económico y sobre todo ponemos un equipo de profesionales a su disposición. Apostamos por autores noveles y los financiamos en librerías asumiendo nosotros los gastos de toda la publicación de su libro. Si has recibido este mensaje, es porque nuestro equipo ha valorado positivamente tus escritos en internet y estaríamos interesados en publicartelo en librerías físicas asumiendo nosotros todos los gastos de la publicación. Si te interesa contacta con nosotros para mayor información y comenzamos a trabajar en tu libro,portada,maquetación,gestión de la presentación y lanzamiento de la obra,compra de isbn por nuestra parte, hablar con libreros,distribuidores,etc. Nota:Sólo publicamos escritores residentes en España. No tenemos web ni vamos a tenerla, porque preferimos ahorrar en gastos inútiles como una web. Y así poder comprar por ejemplo el ISBN que nos cuesta 45 euros para que su libro pueda venderse en librerías (requisito indispensable para ello) El publicar de forma convencional y asumir los gastos de la publicación es nuestra seña de identidad y es así como debería de ser toda editorial formal y seria que se precie. Visita nuestro twitter; (…) Y este es el video de la presentación de nuestra primera escritora en el mes de … … … … … … … … … … Atte. (nombre de la chica) . Coordinadora. Aguardamos el poder trabajar en su libro. Muchas gracias y contáctanos. No tienes nada que perder y si mucho que ganar. Publica de forma convencional con nosotros. Te esperamos.

        Efectivamente, de Brisasdelsur…

      • Madre mía… si es que huelen a la legua.

        Yo les contestaría: ¿cuál es el texto que más te ha gustado? ¿Qué parte de mi estilo encaja tan bien con el de vuestra editorial?

        Ya verás cómo te ríes un rato 😛

    2. No eres el primero que cuenta una historia semejante, pero sí el que la cuenta de modo más objetivo. Enhorabuena por el artículo y lo siento por las circunstancias.

      Gracias a las redes sociales, he metido la coedición en mi lista negra porque todas las experiencias que visto suenan a tragedia.

      Estoy seguro de que será posible hacer algún tipo de denuncia por incumplimiento de contrato aunque no sé hasta qué punto podrá compensar la faena que te han hecho.

      • Muchas gracias Carlos.

        La verdad es que por eso mismo me siento doblemente estúpido. Firmé sabiendo lo que era, los peligros que tenía y que quizá no salieran las cosas bien. Y no lo digo ahora, lo dije antes de firmar pero… chico, qué ilusión hace ver tu nombre en un libro en papel el mismo año que te conviertes en padre :-P.

        Yo, aunque seguiré diciendo que quizá existe alguien a quien la coedición le funcione (sobre todo si encuentra una editorial que haga las cosas bien). Pero por mi parte no quiero saber nada más de ellos.

        Respecto a los temas legales por incumplimiento: básicamente lo rescindes tú (acogiéndote a la cláusula pertinente) de manera que queden pruebas físicas por si en un futuro decidieran echarte a los lobos. Lo que es complicado es el tema de obligarles a que te devuelvan el dinero. La cantidad no es suficiente como para que compense un proceso legal de por medio y tienes que apelar a que ellos mismos te lo devuelvan. Si dentro de unos meses sigo sin mi dinero ya os contaré qué es lo que hago…

    3. Yo también he tenido alguna mala experiencia de coedición con Atlantis. Portada feísima que nada tenía que ver con la novela, contracorrección ortotipográfica (incluyendo faltas y jodiendo el formato después de habérmelo currado yo, ¡claro que sí!), distribución inexistente y encima me tangaron con las unidades vendidas.
      Para la próxima me lo hago todo yo solo antes que esto…

      • Es una verdadera pena que haya tantos casos de actuaciones de mala fe por parte de estas editoriales. Seguro que existe alguna que funcione bien (teniendo muy claro qué servicios te proporcionan y qué servicios no), pero yo (como supongo que harás tú) no pienso volver a poner una firma en un solo contrato de coedición.

        A ver si difundiendo este tipo de artículos conseguimos que el resto de escritores estén prevenidos y sepan cómo evitar problemas.

        Un saludo.

      • JE, una y no más. Ahora voy a probar con la autoedición, a ver qué tal me va. Fijo que no tan mal (aunque también tengo que aclarar que no perdí dinero con esta gente, y me puedo considerar afortunado: gané un total de euro y medio).
        ¡Un saludo y muchos ánimos!

      • Subo tu +1,5 y pongo -cientos en la mesa ?.

        Seguro que te irá mucho mejor: tú pondrás el dinero donde necesites, harás a mano lo que sepas/puedas y decidirás todo lo que tenga que ver con tu libro. ¡Viva la autoedición!

        La semana que viene se pasará Ana González Duque por aquí a hablar de los miles de libros que ha vendido autoeditándose…

    4. Siento mucho que lo hayas pasado tan mal. La verdad es que deberías dividir esta historia en capítulos, sería una excelente novela de terror. Gracias por compartirlo. Tendremos cuidado ahí fuera…

    5. Yo tambien fue timado con la empresa que corrigió mi libro, afortunadamente la mayoria de la edición del libro (junto con portada y maquetación) fue con otras personas que hicieron superbien su trabajo, lamentablemente eso no excentó las numerosas erratas qué aparecieron despues.

    6. Gracias por compartir tu experiencia, David. La verdad es que hasta parece mejor idea montarse uno mismo todo y buscar por su cuenta a gente freelance para ciertos trabajos con el libro que confiar en alguna de estas editoriales. Parece una lotería esto. Espero que tengas mucho éxito con tu libro. Saludos.

    7. Yo había visto hace tiempo que todo lo relacionado a la coedición era muy probable que sea estafa. Es una lástima lo que te pasó, pero tenés tragarte la experiencia y usarla para mejorar. Ahora al menos, sabés que no va a pasar de nuevo. Saludos.

      • Hola.

        La verdad es que no creo que se pueda generalizar. Hay muchas editoriales de coedición (y si las hay por algo será) y no todas tienen por qué actuar de mala fe. De hecho, es posible que encuentres gente satisfecha con su experiencia con Mundi Book. Pero en mi caso particular, con mi editora concreta y con el trato que me dieron no recomendaría nunca a nadie que realizase un contrato de coedición con ellos.

        Sin embargo, es posible que existan otras editoriales de coedición que sí funcionen bien. En general lo único que se puede asegurar de ellas es que los servicios que proporcionan son bastante ajustados (en calidad, alcance, profundidad,…). Pero asumiendo esa parte, la coedición en sí misma no tiene por qué ser mala. El problema es encontrarte con una editorial que se aproveche de ti, no haga su trabajo y te deje en pañales.

        Eso sí, como bien dices, yo no voy a volver a pasar por ahí ?.

        Saludos.

    8. Vaya experiencia, David.

      La verdad que no me imagino como puede ser la sensación de notar que todo puede ser un estafa, pero lamentablemente es algo con lo que hay que enfrentarse y que parece más habitual de lo que parece.

      Testimonios como el tuyo pueden ayudar a otros a tomar una decisión, o como bien has indicado, a por lo menos fijarse bien en lo que firman.

      Por mi experiencia en otros sectores la clave es tener todo por escrito, incluso lo que se ha hablado por teléfono (como bien comentas).

      Yo me decidí por la autoedición, no porque tuviese miedo de la coedición, sino porque pensé que sería mucho más complicado encontrar un editorial que quisiese trabajar conmigo. Aún no puedo decir nada sobre el resultado, porque estamos en ello, pero si que es verdad que con la autoedición las decisiones dependen de ti, para lo bueno y para lo malo, y el dinero sale de tu bolsillo, pero tú mismo lo controlas.

      Como todo en esta vida, tiene sus ventajas y sus desventajas.

      Lo mejor que al final pudiste sacar La Imaginación También Muerde y fue un placer leerla.

      Un abrazo

      • Gracias por pasarte Yon.

        El problema, más que la estafa en sí, es conocer la estafa un año antes de poder hacer nada para remediarlo. Contenerte durante casi 12 meses hasta que, por fin, ellos mismos han hecho un lazo sobre sus propios cuellos.

        Tenerlo todo por escrito es algo que hemos aprendido todos los que hemos trabajado en algún tema que genera roces entre dos partes (cualquier tipo de proyecto firmado entre dos entidades). Yo esto de los correos por escrito lo aprendí en mi primer año en Accenture: los clientes siempre quieren todo, lo quieren bien, quieren más de lo que deben e intentan que se lo hagas todo gratis. Y más en este país. No me pasaban estas cosas en Holanda… ni en UK… ni en Bélgica… bueno, en Bélgica un poco sí. Allí les decías: son 3, te hago 3 y cuesta 30. Y si querían algo más, ellos mismos te preguntaban el precio.

        Pero bueno, de todo se aprende en esta vida. Si no me hubieran ofrecido ese contrato nada más empezar a escribir de manera profesional lo hubiera rechazado sin dudarlo.

        Mucho ánimo con tu libro, que ya estás al final de la recta ?.

    9. Yo no soy muy fan de la coedición. Después de encontrar cómo en editoriales de coedición importantes; como puede ser Círculo Rojo, una de las referentes a nivel nacional; conviven trabajos buenos y trabajos horribles, me dí a la autopublicación. En mi opinión, una editorial no debería sacar una novela mal maquetada o sin corregir al mercado, simplemente porque al escritor no le haya dado la gana de pagar su servicio de corrección o maquetación, y lo haya hecho por su cuenta y riesgo. Me parece una falta de respeto al lector. Y si esa editorial pone su sello a un trabajo mal hecho, solo por quedarse con el dinero del escritor, es cómplice del crimen. Y cuando digo “sin corregir”, me refiero a párrafos con casi más comas que palabras, y cuando digo “sin maquetar”, me refiero a encontrar un texto con estilos, tabulaciones y guiones de formato Word, como si se hubieran limitado a copiar/pegar el texto desde Word al formato físico de la novela. Un crimen imperdonable.

      Con el tema de la autopublicación estoy más que contento. Es un curro, una carrera de fondo y una pasta (seguro que más que lo que cobra una editorial de autoedición), pero los márgenes también son mayores, y si haces las cosas “medio bien” recuperas la inversión.

      Yo terminé «La caja de Bernit» en 2012, y desde mediados de 2015 comencé a preparar su publicación (que iba a ser para la primavera de 2016, pero me pilló el otoño ;D). Y a base de darle caña al blog, redes sociales,Youtube, y demás cosas que Ana González Duque conoce infinitamente más que yo (y de la que yo también estoy aprendiendo a hacer las cosas bien), ya estoy vendiendo la Segunda Edición de mi novela.

      Un abrazo, y si necesitas cualquier ayuda en temas de autopublicación ya sabes dónde estoy.

      • ¡Hola Pablo! Perdona la tardanza y gracias por pasarte por aquí 😉

        Lo que comentas es más que curioso: ¿por qué publicar malos trabajos (o malas terminaciones de esos trabajos) sabiendo que también repercute negativamente en tu propia editorial? Últimamente me lo he preguntado mucho. ¿Será porque siguen confiando en que la masa de autores que necesitan publicar y se lanzan de cabeza a sus brazos sin pensar es enorme? Las cifras parece que apoyan esa teoría: se publican miles de libros, hay miles de autores y no todos ellos se informan todo lo que es necesario. Así que quizá esa dejadez por su parte es otra manera más de ahorrar costes: ¿para qué esforzarme si, aunque lo haga mal, seguiré teniendo clientes?

        Porque ese es el tema: no eres un artista a quien un ente superior está ayudando a ver realizados sus sueños ni a difundir su obra. Mi sensación con esta experiencia es que eres un cerdo más de la piara a quien matar y descuartizar.

        Y en vistas de que ya estoy hablando de sangre y muerte, quizá es el momento de cerrar el comentario x-D.

        Autoedición es la clave. Tu trabajo con La caja de Bernit es muy bueno y ten por seguro que hablaremos cuando me decida a maquetar La imaginación también muerde. O mejor aún, cuando termine de editar mi siguiente antología de relatos de ciencia ficción ;-).

        Un abrazo.

    10. Gracias por compartir tu experiencia, dando la cara (aunque te sonrojes). Piensa que has perdido dinero, pero has aprendido un monton (y los que hemos leido el articulo). Yo ya he leído muchos casos parecidos y no me fio una mierda de ninguna editorial, sea grande, pequeña o mediana. Al final, todos queremos ganar dinero, y con los márgenes tan escasos y el riesgo tan algo… esto es una jungla.

      Y dicho esto…¡Viva la autopublicación sin editoriales! 🙂

      • Todavía pelearé por el dinero. El otro día por Twitter me dieron varias recomendaciones para enfrentarme a ellos e intentar rascar lo que es mío. Ahora bien, costará sudor y mucho tiempo…

        Ojalá nadie más caiga en el timo de la estampita.

        Eso sí, también tenéis el canal de Javier Miró en Youtube con muchos vídeos sobre el tema para aprender todavía más.

    11. Hola, tengo una publicación pendiente con ellos, y los correos que mando me regresan como no válido, como si la editorial hubiera ido a la bancarrota y sus editores estuvieran huyendo para no devolver el dinero de las coediciones. Espero que no sea así. ¿Puedes proporcionarme los datos nuevos de Mundibook, si los hay?

      • Hola Francoise.

        Sé por lo que estás pasando porque yo sufrí lo mismo hace unos meses. Según ellos les tiraron la web en un ataque y por eso no tienen ni web ni correo ni nada. La única forma que tienes de contactar con ellos es a través del contacto telefónico del editor o editora que tuvieras.

        Si no tienes ningún contacto envíame un correo a david@cabaltc.com y hablamos sobre otras maneras a través de las cuales puedes contactar con ellos.

        Un abrazo.

    12. Hola David, gracias por tu respuesta. Voy a escribirte, pues me urge o que se publique la novela, o que me devuelvan mi dinero y asunto clausurado.

      • Encantado de ayudarte Francoise. Eso sí, del dinero olvídate en más de un año. A mí acaban de mandarme un documento donde me dicen que me lo devolverán el primer trimestre del año que viene. Vamos, que están 2 años estafándote sin hacer nada y aún tienen la jeta de estar otro año más con tu dinero.

    13. Hola, yo me encuentro en una situación similar a la tuya, con la misma editorial. Quisiera saber si les has demandado. Si prefieres me contestas a mi correo. Es terrible, te cobran, haces tú las correcciones (a mí solo una y mal), no te promocionan ni se distribuye el libro ni en la web de la editorial, ya que ya no existe… El autor lo hace todo y ellos solo ponen el cazo. La palabra, efectivamente, es timo.

      • Hola Luis. La verdad es que es una pena que te encuentres en la misma situación, pero está claro que si esa «editorial» sigue existiendo es porque somos muchos los que caemos en su trampa. No he emprendido ninguna acción legal contra ellos porque, mal que bien, he conseguido resolver todo por las buenas. Rescindir el contrato (si lo han incumplido) es algo que no requiere de la mediación de ningún abogado. Conseguir que te devuelvan el dinero… bueno, yo al final he conseguido un documento firmado en el que aseguran que me devolverán el dinero (dentro de un año, eso sí).

        Tal y como le decía a Francoise: intenta contactar con el editor o editora que llevase tu libro y, si no hay manera de contactar con ellos, envíame un correo a david@cabaltc.com y te puedo dar la dirección de correo en la cual conseguí contactar con la directora de la editorial.

    14. Lamentablemente, hemos sido muchos las víctimas, que por alcanzar el sueño de ver publicado uno de nuestros libros, caímos en las manos nada profesionales de Mundi Book. Gracias David por compartir tu historia, de esta manera estás ayudando a muchos otros escritores a cuidar sus espaldas y a ser más cuidadosos a la hora de publicar.

    15. Estoy muy agradecida a lo que te animaste a comentar, porque debe haber mucha más gente estafada y eso me pone muy mal. Entre ellos una gran amiga mía, de Aquí Argentina. Hay que escracharlos por todos lados, en los sitios de literatura y en el Google, tambien, en el Facebook, en todos los sitios a los que podamos llegar. Gracias por se tan compañero de los tuyos y solidario.!

    16. tacha una editorial más de la lista

      Mira tú, yo no te conozco pero hay un montón de casos por allí. Yo no sot fan de la coedición, pero la tacho por si acaso. Espero que puedas recuperar tu dinero y qué pena que te haya ocurrido :C

      • Muchas gracias Nea. La verdad es que, aunque seguro que lo habrá, no he encontrado ningún caso de experiencia positiva con una empresa de coedición.

    17. Hoy me he encontrado con lo que ya esperaba. He publicado una obra en esa editorial quebrada y desaparecida. “En el sur” es uno de los pocos libros editados, presentados y de los que las ventas han llegado a la mitad de la edición. Hace tres meses que intento comunicarme con la editora y no he recibido contestación a mis llamadas. Tienes mucha razón en lo que dices: la corrección brilló por su ausencia, la distribución en la casa del libro se hizo y la presentación también, pero porque las organicé yo; la que organizaron ellos en la Universidad Complutense ya predecía lo que podría ocurrir. Me hicieron un pago de los libros vendidos a particulares, pero los vendidos en la Casa del Libro nunca los he cobrado. Sí, hay que leer bien los contratos y no fiarse nunca de las recompensas fáciles. Saludos.

    18. Hola todos.
      Ya somos una multitud.
      Soy poeta y escritor colombiano.
      Recientemente están ya circulando en Amazon dos novelas mías-
      Lo de Mundi Book ha sido una pesadilla.
      He escrito una carta a una señora S. S. y enviado a una dirección que aparece en el contrato que esta señora firmó a nombre de MB, creo que vale la pena buscar la forma de recuperar nuestro dinero y alertar a algunos incautos.

      • Es una verdadera pena que gentuza como esta se aproveche de tantos de nosotros. Solo espero que este post llegue lejos, que no estafen a más gente y que los que ya hemos picado consigamos lo que nos pertenece.

    19. Me pasó algo similar, David. Hasta hoy no he sabido de ellos, luego de que “publicaran” uno de mis libros, que cualquier otra editorial (seria) me habría pedido corregir (si es que no querían hacer una corrección de estilo). Los contactos (contrato incluido) se iniciaron el 2013 y el libro se “publicó” el 2014. Una maquetación horrible, muy inferior a lo que yo mismo hice después con otro libro. Papel de mala calidad, similar al que se usa en cualquier oficina, una portada “comercial” pero un tanto dudosa. Como no vivo en España, jamás pude ver físicamente los 250 ejemplares “impresos”. Me enviaron ejemplares de cortesía, pero quizá fueron los único que imprimieron, más uno que compró alguien en la presentación (que sí se hizo, junto a varias otras presentaciones). De él supe porque es amigo de alguien que me conoce. No me han enviado ningún balance, a pesar que el contrato lo estipulaba; de modo que no sé si han vendido más libros, pero al menos debieron que se había vendido uno ¿no crees? La distribución me parece que ha sido inexistente, la promoción, nula. He buscado en páginas en las que se venden los libros de la “editorial”, pero en todas aparece como stock no disponible. Como eran 250 ejemplares, podría imaginar que se “agotaron”, porque de otro modo estarían disponibles. Pero no, no es eso lo que imagino…
      Saludos

    20. Yo he sido totalmente engañado. Al igual que tú, estoy pensando en hacer un artículo, porque al ser un pequeño escritor con grandes ilusiones, su correo me cegó. Sí, fui engañado por Ediciones Mouse. Cómo ya he leído entre otros comentarios, son de esas editoriales que hacen 50 libros, te los envían para tu presentación, y ya no intentan nada más. Todo el tiempo tuve que estar detrás de ellos para saber como iban las cosas, y cuando firmé el contrato, es cuando me empecé a dar cuenta de cómo eran y son en realidad. En fin, realmente me engañaron y estoy deseando terminar el año del contrato para que mi libro vuelva de una vez a mí. Me siento sucio y bastante mal. Son editoriales que, en definitiva, buscan dinero fácil, sólo hay que ver sus redes sociales. El caso es que ellos sí hicieron el trabajo, pero un trabajo cutre, mal hecho, sin correcciones, con una pésima y mala maquetación, con cosas superpuestas y cambiadas, vaya, pareciera que no sabían ni de que iba mi libro. Tampoco se esmeraron por dar publicidad ni por ponerlo a la venta en, al menos, librerías pequeñas, sino que, se vende en papelerías. En fin, seguiré esperando a que vuelvan mis pequeñas creaciones a mí.

      Un saludo.

    21. Espero que la gente vea tu publicación, David, y se guarde de publicar con esta editorial, de verdad. Yo sufrí algo parecido.
      Son un desastre trabajando, o estás pendiente o no te hace las correcciones. No cumplen con las presentaciones. No hicieron nada para promocionar el libro. Vamos, una auténtica estafa.
      Muchas gracias por hacerlo público y puedas prevenir a mucha gente.

      • En mayúsculas. Ahora que ha vencido el plazo para la devolución de mi dinero sin que respondan a mis mensajes ya puedo llamarlos ladrones. Son unos malditos estafadores y ladrones… y ojalá nadie caiga en sus redes

    22. Mundi Book Ediciones son un estafadores. Con mil cuentos y abusando de mi buena fe en una edición compartida me robaron dos millones de pesos, por el año 2015. A mi me contactó por correo una tal Lidia Fernández y como ejecutiva de la Editorial figuraba una tal Magdalena Stroie.
      Averiguando por la seriedad de la Editorial, cuando ya los incumplimientos y etceteras me hacían presumir lo peor, contacté con una una poeta española, amiga mía de muchos años a través de las redes de literatura, residente en Madrid (omito su nombre), para comunicarle mi asunto y preocupación. Para sorpresa mía a ella también la estafaron, mordió el anzuelo de la coedición, y eso que ella, por vivir en Madrid, logró hablar personalmente con Lidia Fernández en la sede de la Editorial respecto al incumplimiento de la publicación de su libro. La dirección de la sede era un Café. Mi amiga me dijo que usan como fachada una Editorial judía.
      Yo quise demandar y le pedí al Director de Remes, el señor Prieto, que me aconsejara sobre con qué agencia de abogados podía entablar la demanda. Amablemente lo hizo, pero desistí de hacerlo: los costos no podía pagarlos y además eran superiores al monto que me robaron.
      Consejo: nunca una Editorial seria te va a llamar para publicar tu libro.
      Si tu libro tiene algún valor literario y es vendible, lo has puesto en manos inescrupulasas que pueden publicarlo sin que tú lo sepas.
      Los vacíos que dejan las leyes están a favor de los timadores. Por ejemplo, tu buena fe no importa en lo jurídico, así tengas los correos guardados en los cuales se evidencia la triste novela de una estafa.
      Saludos

      • No puedo estar más de acuerdo contigo. Unos estafadores de manual que se escudan en falsedades e ilusiones para robarnos el dinero. Y lo más triste es lo que comentas: la dificultad de hacerles pagar por lo que nos han quitado es mayor que la recompensa de recuperarlo.

        Siento enormemente que tú también sufrieras su estafa y esperemos sacar una buena lección de todo esto.

        Saludos.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Olvidaste tu contraseña?