Empezar siempre es lo más difícil, igual que lo ha sido para mí escribir este primeros pasos en Scrivener. Pero, ahora que me he puesto, voy a ver si puedo enseñarte a usar Scrivener hasta el final. Y es que Scrivener es uno de esos programas que dejan huella en todos los que lo utilizan. Algunos, porque les cambia la vida (a mejor) y la manera de escribir, y otros porque no son capaces de pasar por la primera fase de aprendizaje.

En esta serie de artículos sobre tus primeros pasos en Scrivener (los cuales enlazaré un poco más abajo) voy a intentar transmitirte una lección muy importante: y es que Scrivener es mucho menos aterrador de lo que parece. Empezar cuesta, sí, pero una vez que echas a rodar… verás que utilizar cualquier otro programa te parece dar siete pasos hacia atrás.

Así que, aprovechando el artículo que escribí la semana pasada sobre qué es y cómo se crea la escaleta de una novela, voy a salir a cazar a mi Moby Dick personal con este primer tutorial sobre cómo utilizar Scrivener.

 

¿Qué es Scrivener?

Scrivener HomePage
Página web inicial de Scrivener

Dicho en pocas palabras: Scrivener es un programa creado para facilitarles la vida a los escritores, tal y como ellos anuncian en su propia página oficial.

Vaya tontería más grande nos estás contando David, si existen decenas de procesadores de texto con infinitas funciones y funcionalidades distintas…

Puede que tengas algo de razón. Sin embargo, la clave de Scrivener es que no es un procesador de texto. Scrivener es algo más, es un organizador de textos, con múltiples opciones para exportar lo que escribas y generar distintos archivos a partir del manuscrito principal (PDF, DOC, DOCX, EPUB, MOBI…).

Scrivener te permite estructurar y ordenar todo lo que escribes, proporcionándote distintas vistas para cada uno de tus proyectos.

¿Y por qué es genial?

  • Porque Scrivener te permite reordenar cualquier escena o capítulo de un texto del mismo modo en que cambiarías un archivo de una carpeta a otra en vuestro ordenador. Ya sea el Finder de Mac o el Explorador de Windows.
  • Porque en Scrivener puedes ver un resumen de esas inabarcables 200 escenas que ocupa tu enorme novela en algo parecido a un corcho con tarjetas (con sus títulos, descripciones y colores).
  • Porque en Scrivener puedes ver las estadísticas de cada una de esas escenas agrupadas como a ti te de la gana.
  • Porque en Scrivener puedes tener toda la información y documentación de un texto largo dentro del mismo archivo.
  • Porque te puedes olvidar del formato, Scrivener te permite decidir esto sólo cuando vas a exportarlo, y no mientras lo estás escribiendo…
  • Y modificar tantas cosas como quieras sin tocar el manuscrito original.
  • Si quieres saber más, al final de este artículo encontrarás una manera de ver un vídeo gratuito que he hecho para todos mis lectores 😉.

No te asustes, sé que son muchas cosas, pero no necesitas todas para dar tus primeros pasos en Scrivener. De hecho, con lo que verás en este artículo casi podrás empezar a escribir por ti mismo.

Pero déjame darte un último argumento para convencerte: y es que Scrivener es el programa que utilizo para todo. Desde crear los artículos de mi blog (que luego exporto en HTML y pego directamente en WordPress), hasta mantener ordenados mis relatos, preparar la escaleta de una novela, gestionar mis lecturas editoriales

No me enrollo más. Adoro Scrivener, como has podido intuir, y no podría vivir sin él. De hecho, te invito a pinchar en los enlaces que encontrarás en la barra lateral (o debajo del texto si estás en un móvil) que te llevarán a un mes de prueba gratuita del programa.

Tus primeros pasos en Scrivener

Pero déjame volver al tema que nos ocupa: tus primeros pasos en Scrivener.

Como te decía, la primera vez que abres Scrivener hay algo que asusta. No sé si es lo distinto que es su aspecto comparado con lo que estamos habituados, o que el tutorial esté escrito en un perfecto inglés, o que la documentación de ayuda en PDF sea como una enciclopedia…

El caso es que mucha gente, entre los que puede que estés tú, no se atreven a dar el paso y empezar a utilizarlo. La mayoría ven imposible hacerse a él y otros no tienen ganas de pasar por el proceso de aprendizaje.

Sin embargo, para que te hagas una idea, en este curso para aprender a usar Scrivener tardo aproximadamente 2 horas (al ser en vídeo puedo decirte cuánto cuesta 😉) en contarte mucho más de lo que necesitas ahora para empezar. Así que, aunque es cierto que su curva de aprendizaje es bastante más empinada de lo normal, no es una curva mortal, ¿verdad?

Cómo se organiza Scrivener

Al ser un programa distinto de la norma, y ofrecer tantas posibilidades, puede parecer demasiado complicado de utilizar la primera vez. Sin embargo, con paciencia, práctica y echando un ojo al increíble manual que viene con él, o a cualquiera de los cursos que hay sobre el tema, te puedes convertir en uno maestro de Scrivener en muy poco tiempo.

En este tutorial te voy a hablar de los primeros pasos que deberías dar en Scrivener para poder utilizarlo por primera vez. De hecho, después de que hayas disfrutado del paseo, te invitaré a seguir con otra serie de tutoriales gratuitos que he publicado en esta web.

Como ya he dicho, Scrivener no es un programa de escritura al uso. Consta de alguna que otra opción adicional a la típica barra de control de formato de Word.

Primeros pasos en Scrivener: el programa
Mi proyecto Scrivener para relatos

Podríamos decir que Scrivener se distribuye en 5 partes principales, cada una de las cuales cumple una función determinada:

  1. Cuaderno
  2. Inspector
  3. Editor
  4. Barra de Herramientas
  5. Menú

Aquí te voy a explicar, con brevedad, para qué sirve cada una de ellas.

Nota importante: yo utilizo la versión Mac de Scrivener, si utilizas la versión para Windows es posible que encuentres ciertas discrepancias.

1. Cuaderno

Es la zona que alberga todos los archivos que componen nuestro manuscrito. La verdadera joya de la corona y donde deben empezar tus primeros pasos en Scrivener.

Aquí puedes crear, ordenar, agrupar, juntar, redistribuir… archivos y/o carpetas.

También puedes importar páginas web, imágenes, documentos PDF o archivos de otros procesadores de texto… casi cualquier cosa que necesites en tu libro (documentación incluida).

Puedes hacer todo lo que quieras con los distintos archivos que crees. Por ejemplo, a mi me gusta crear un archivo por cada escena, agrupar esas escenas bajo una carpeta capítulo y agrupar esos capítulos en una carpeta superior que divida el texto en secciones o actos, como puedes ver en este artículo sobre la estructura narrativa en Scrivener.

Y debajo de todo, tengo mis fichas de personaje, fichas de localización, documentación relevante (páginas web, artículos, documentos, emails, …), decisiones…

2. Inspector

Esta es la barra de herramientas que controla las distintas propiedades de cada archivo.

Aquí puedes crear/ver/editar la sinopsis del archivo, editar las etiquetas asignadas, sus comentarios… e incluso tienes herramientas tan útiles como la toma de fotos instantáneas de un texto. Esta es una utilidad que te permite capturar el texto tal cual está en un momento dado para, después de editarlo, corregirlo o modificar cualquier cosa poder comparar ambos archivos. Algo muy útil para trabajar con un primer borrador.

3. Editor de texto

Es la página en blanco del programa, como en cualquier otro procesador de textos. Tiene todas las opciones de tipos de letra, alineaciones, colores, tabulaciones… y todo lo que necesites para tus primeros pasos en Scrivener. Quizá es menos potente que en otros programas, pero también menos relevante. Porque lo compensa con un compilación alucinante.

Aunque, por ejemplo, también tienes alguna funcionalidad extra que hace que el editor de Scrivener sea más atractivo que cualquier otro. Como el hecho de poder dividir esta sección para escribir en un archivo mientras consultas otro en paralelo.

4. Barra de Herramientas

Encima de las tres secciones anteriores, tienes la barra que te permite controlar el comportamiento global de Scrivener.

Algunas de las opciones que te ofrece son:

  • Mostrar/ocultar el cuaderno y el inspector
  • Agregar nuevos archivos (de cualquier tipo) a nuestro proyecto
  • Activar la escritura a pantalla completa
  • Añadir comentarios al archivo que tengamos seleccionado
  • Dividir la pantalla
  • Compilar el documento

Y la joya de la corona: los modos de vista.

Aquí es donde podremos elegir entre el modo de escritura, el tablero (o corcho) con las tarjetas y sus sinopsis y el organizador de ideas con sus estadísticas y su estructura jerárquica.

5. Menú

Como todos los programas de cualquier sistema operativo, la parte superior de la pantalla corresponde con el menú que controla el programa entero.

Cabe destacar que desde las Preferencias de Scrivener puedes definir muchos parámetros de escritura globales (tipos de letra, aspecto, tamaños…). Pero esto no es algo que necesites para dar tus primeros pasos en Scrivener.


Y ahora que ya conoces (aunque sólo sea por encima) la organización de Scrivener, déjame contarte cómo puedes crear tu primer proyecto.

Cómo crear un proyecto en Scrivener

Uno de tus primeros pasos en Scrivener, el primero en realidad, será crear tu primer proyecto. Un proyecto es el archivo (o mejor dicho, el contenedor de archivos) en donde escribirás tu libro, blog, relatos…

Para poder hacerlo tendrás que seguir unos pasos como estos:

1. Creando un proyecto

Lo primero que verás al abrir Scrivener será una pantalla de este tipo:

Primeros pasos en Scrivener: crear un proyecto
Crear proyecto en Scrivener

Una muy buena práctica en el mundo de la informática es seleccionar algo que ya existe, y se adapta a ti, y modificar después sólo aquellas pequeñas cosas que quieres personalizar. De este modo, mucha configuración que desconocemos (pero vital para su buen funcionamiento) se ve arrastrada de la plantilla original a nuestra plantilla. Por eso, Scrivener trae una serie de plantillas preconfiguradas con un montón de información útil.

Así que tus primeros pasos en Scrivener deberían ser investigar las opciones que te da y elegir la que más se adecúe a tus necesidades.

En este caso, para escribir una novela, dentro de los proyectos de Ficción encontrarás  el tipo de proyecto: novela (con partes).

Introduce el nombre que quieras darle al proyecto, la ubicación en la que quieras guardarlo y acepta.

2. Vuestra primera plantilla

Scrivener, a pesar de estar traducido al castellano, tiene todas sus plantillas creadas en un perfecto inglés. Por eso, el segundo de esos primeros pasos en Scrivener, debería ser traducir las partes esenciales de la plantilla.

Primeros pasos en Scrivener: el proyecto
Mi primer proyecto en Scrivener

Al menos los nombres de las carpetas y archivos de la plantilla. Nada con mucho glamour pero que a la larga te será de gran utilidad.

¿Por qué?

Porque una vez que hayas hecho esto podrás guardar la plantilla modificada como tu plantilla favorita. De este modo podrás elegir tu plantilla modificada como la plantilla preferida de creación. Así todos tus nuevos proyectos se ahorrarán estos molestos primeros pasos de traducción.

Cuando termines te quedará algo de este estilo para empezar a trabajar:

Primeros pasos en Scrivener: la plantilla
Mi primera plantilla en Scrivener

NOTA: todas las plantillas traen un primer documento en el que explican cómo funcionan. En este caso el archivo es Novel Format que, en un perfecto inglés, te contará cómo puedes utilizar esta plantilla.

3. Guardando la plantilla

Aunque con Scrivener te olvidarás del famoso guardado manual (CTRL+S o CTRL+G, ⌘+S o ⌘+G) y del miedo a que el programa se reinicie, el ordenador sufra una catástrofe interna o aparezca por arte de magia una gotera encima de él (o lo que es lo mismo, que tires el café o la cocacola encima). Para esta plantilla traducida tendrás que hacer un único guardado para decirle a Scrivener que lo que hemos hecho será una plantilla de proyecto.

Si sigues el menú del programa en: Archivo > Guardar como plantilla, os aparecerá un mensaje de que es posible que estés guardando una plantilla con información personal.

Aceptas y verás un mensaje como este:

Guardando un proyecto como plantilla
Guardando un proyecto como plantilla en Scrivener

Elige el nombre que queréis darle, y selecciona bajo qué categoría quieres que aparezca.

Y… ¡voilà! ya tienes creada tu primera plantilla.

En resumen

Este programa está centrado en facilitar la labor de organización y estructuración de los textos (y documentos adjuntos) que escribimos, pero los primeros pasos en Scrivener no son siempre fáciles.

Eso sí, desde guionistas, escritores de ficción o blogueros, hasta estudiantes con sus apuntes, organización de ideas y documentación… Scrivener es útil para casi cualquier persona que escriba con asiduidad.

Además, es posible generar cualquier tipo de archivo y variar una infinidad de parametros (espaciados, formatos, títulos, tipos de letra, paginación…) durante ese proceso de compilación. Esto permite que te olvides del formato mientras escribes (centrándote en lo que importa: escribir) y facilita el presentar distintos tipos de manuscritos con distintas características en función de los requisitos de cada uno sin tener que modificar el texto original.

 

Más recursos para aprender a usar Scrivener

Opt In Image
¿Quieres ver gratis la primera lección del curso Aprende a usar Scrivener?

Apúntate y recibe gratis, y ahora mismo, acceso a la primera lección de las 11 que conforman el curso para aprender a usar Scrivener.

¡Compárteme!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Tumblr0Share on Reddit0Email this to someone