Ana González Duque, además de médico, es una escritora emprendedora que puede decir que vive de escribir. Ha autopublicado y publicado varias novelas de fantasía juvenil y romántica (además de otra serie de libros). Además, en su blog MOLPE ofrece una plataforma de cursos, servicios de mentoring, asesoría,… realmente interesantes. Y, por qué no decirlo, también es mi mentora.

Los escritores se dividen en dos grandes grupos: aquellos que quieren ver su obra en las mesas de las librerías y los que quieren vivir de la literatura. Puede que en algún momento fueran el mismo grupo, pero ya no lo son. Cuando decides, después de publicar algunos libros —con o sin editorial—, que quieres ser escritor profesional, esto es lo primero en lo que tienes que pensar. Porque va a condicionar todo.

Si quieres ver tus libros en todas las librerías está claro que tu opción es la tradicional. Tendrás que buscar editorial, para lo que es indispensable —no solo tener la ayuda de un agente que se sepa todos los atajos para llegar a las mesas de los editores— sino tener una marca personal como autor potente que les garantice a las editoriales que van a vender. Y aún así, a ti te va a llegar un 10% de las ventas de los libros al año (del que solo te quedas un 6% porque el 4% restante se lo lleva el agente).

En cambio, si quieres vivir de la literatura, lo lógico es combinar ambas cosas: edición tradicional con autopublicación. Publicar con editorial aquellos libros más comerciales y autopublicar los menos comerciales, pero que te generen ingresos suficientes entre ambos.

Y no vale pensar: Yo tengo editorial, que se ocupen ellos de la promoción. Si piensas esto, me temo que te has quedado a principios del siglo XX. Hay demasiados libros publicados y cada año se publican más. Muchos, muchos libros que tienen que competir con ladrones de tiempo como los videojuegos, Netflix, las redes sociales o el cine. Llegar a los lectores es muy difícil, más aún si tú no mueves un dedo por hacerlo. La editorial que apostó por ti en el primer libro te dirá que no en el segundo. Porque no se vende.

Internet cambió el papel del escritor y lo transformó en un sujeto de tres cabezas, como el perro de Hades. Ser escritor profesional implica ser escritor, editor y empresario. Tres cabezas en un único cuerpo: el del escritor emprendedor. Terminar de escribir un libro no es el final del recorrido. El final de escribir un libro es llegar a los lectores. Y eso tienes que empezar a trabajarlo antes siquiera de haber escrito una palabra.

Ser escritor profesional es posible: ¿cómo he llegado a vender 10000 ejemplares de un libro autopublicado?

Mis compañeros escritores me llaman Mamá Yoda por mis consejos jedi, así que voy a hacer honor al mote dándote las cinco bases fundamentales para instaurar una marca personal para ser escritor profesional.

Tu enfoque determina tu realidad.

Hay excepciones pero, cuando tú preguntas a un escritor quién puede leer su libro, la respuesta más común es: “de tantos años en adelante” o “cualquiera puede leerlo”. Pues no. Lo primero que debes poner en claro es quién es verdaderamente tu lector objetivo. La primera persona en la que piensas cuando imaginas a tu lector. Cuanto más definido tengas a tu público objetivo, más fácil te será llegar a él.

No se ofusque con ese terror tecnológico que ha construido.

Pensando en tu lector objetivo construyes tu blog. Y sí, ser escritor profesional implica tener un blog. Por todos estos motivos y por muchos más:

  • Porque te da visibilidad.
  • Porque te diferencia de otros escritores.
  • Porque te permite formar comunidad a tu alrededor.
  • Porque es donde te van a ir a buscar los lectores, los medios y los reseñistas cuando quieran saber más de ti.
  • Y otra serie de ventajas.

Ser escritor profesional: ventajas del blog

Pero no debes ofuscarte con detalles técnicos, ponerte a vomitar todas tus neuras en el blog o perder el tiempo con él. Porque el blog no es para ti. Es para tu lector. Es tu carta de presentación; pero va sobre él, sobre lo que a ese lector le gusta. Y tienes que usarlo para conectar con ellos. Para saber qué es lo que le gusta y lo que no.

La idea es salir a buscar tu comunidad con temas que puedan atraerlos. Y una vez ahí atraparlos con tu cajetín de suscripción y unos contenidos que les hagan decir ¡Wow!, para que no se vayan.

Estás realizando tu destino.

No seas tímido. Si solo escribes en el blog, serás un pequeño caza estelar en la inmensidad de la galaxia. Tienes que salir de ahí, hacer guest-posting —como este— en blogs de tu temática o afines, comentar en aquellos que escriben de tu mismo género, en blogs de reseñas e interactuar en redes sociales (en aquellas en las que se mueva tu lector, claro).

Tal vez te vengan bien estas guías para escritores:

Vos formáis parte de la Alianza Rebelde.

¿Sabes que ser escritor profesional es algo parecido a ser agricultor? Tienes que sembrar para después recoger. Y, mientras, abonar, favorecer que las plantas reciban agua y sol y que el granizo no las mate. De la misma manera, cuando escribes los contenidos de tu blog estás sembrando, cuando los compartes en redes abonas, pero si no tienes email marketing, no te servirá de nada. El email marketing es el agua y el sol que necesitan las plantas para echar brotes. La confianza que necesitan tus lectores para comprarte.

¿Por qué voy a comprar tu libro en vez del de ese otro escritor que es más conocido? Porque a ti te conozco, leo tu blog, me mola cómo eres y a ese otro escritor, no le conozco más que de oídas. Si creas una relación de confianza con tus lectores, una relación de amistad, si das sin recibir nada a cambio, llegará un momento en el que te lo devuelvan.

Solo hay un medio para que una persona haga algo: que quiera hacerlo. No hay mejor forma de desarrollar un vínculo que el cariño y el aprecio. Sé empático y ponte en el lugar del otro a la hora de escribir tus correos. Escucha a tus lectores y encontrarás enseguida la forma de llegar a ellos.

No, no lo intentes. Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes.

Desarrollar una estrategia de marketing no es algo que se haga en un día. Es algo que hay que madurar durante meses. Por eso, me hace gracia cuando un escritor al que no conozco de nada me envía un mail diciéndome: He escrito una novela, ¿me la promocionas?. No, no es ese el camino. Las relaciones debes haberlas trabajado antes. Debes haber hecho tu audiencia antes.

 

Está claro que no es fácil. Mucho más si no tienes un mentor que te diga cómo hacerlo. Porque vas dando palos de ciego. Si quieres ser escritor profesional, de la misma manera que tienes que invertir en corrección de tus novelas y en progresar como escritor, tienes que invertir en tu faceta como empresario. En aprender cómo gestionar tu blog, tus redes y tu email marketing.

Solo así, perseverando, con la ayuda de la fuerza, conseguirás vender 10000 ejemplares de tu libro, sin una editorial detrás.

Y sí, ayudarte podría

Opt In Image
¿Te gustan la ciencia ficción y la escritura?

Únete a la comunidad de lectores y escritores de ciencia ficción de El Rincón de Cabal y cada semana te comentaré las últimas actualizaciones del blog, las noticias más interesantes del ámbito de la ciencia ficción y la literatura, así como ofertas y promociones exclusivas para los suscriptores.

¡Compárteme!Share on Facebook55Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn9Share on Tumblr0Share on Reddit0Email this to someone