La semana pasada te hablaba de un tema tan jugoso para la ciencia ficción como es el transhumanismo. Centré el artículo en hablar sobre cómo conseguirla, pero dejé de lado un tema casi más importante: las consecuencias del transhumanismo. Hoy me he propuesto solucionar ese vacío ético.

¿Quieres leer la primera parte de este artículo?

Porque uno de los aspectos más interesantes que tenemos para analizar y desarrollar los escritores de ciencia ficción es el impacto que tendría el transhumanismo en la sociedad que conocemos. ¿Cómo evolucionaría la humanidad si modificásemos su genética? ¿Y si nos hiciéramos dependientes de ciertos implantes de expansión neuronal? Puede parecer que modificar nuestros cuerpos no tiene consecuencias a medio/largo plazo, pero la realidad es que las consecuencias del transhumanismo pueden ser devastadoras para la humanidad que conocemos hoy.

Lo cual, por otro lado, no tiene por qué ser malo. Así que abre tu mente y prepárate para estudiar las posibilidades que te planteo como algo neutro. Ni buenas, ni malas hasta que se demuestre lo contrario. Porque, ¿es malo acabar con la humanidad del siglo XXI? Dependerá de lo que pongamos en su lugar, ¿verdad?

Consecuencias del transhumanismo

El transhumanismo, como tal, no es más que una corriente que busca mejorar al ser humano. Alterar sus capacidades mediante la ciencia y la tecnología, bien sea a través de modificaciones corporales mecánicas (implantes, softwares…) o modificaciones genéticas (drogas, modificaciones del ADN…). Per se no es algo bueno o malo. Cualquiera es libre de jugar con su propio cuerpo y hacer lo que le dé la gana.

Espera. ¿Somos libres de hacerlo?

A día de hoy, no. Al menos si quieres ponerte en manos de profesionales. Las modificaciones corporales y alteraciones que no necesitas (quitarte un brazo para ponerte otro biónico) no están permitidas.

Sin embargo, asumiremos que eso no es así, que nuestros gobiernos y nuestros médicos y biólogos han decidido dar un paso más allá de su ética para dejarnos jugar a ser dioses. Porque sin esto no tendríamos transhumanismo, y si no lo tenemos… ¿cómo vamos a analizar las consecuencias del transhumanismo?

Primer escollo transhumanista: las leyes morales, éticas y judiciales de la humanidad del siglo XXI mantienen casi todas las puertas del transhumanismo cerradas. Una posible vía de análisis transhumanista sería estudiar cómo y por qué esas puertas se podrían abrir.

Y para eso tenemos que ver cuáles son esas consecuencias del transhumanismo. Porque no es nada sencillo regularlo.

¿Cuándo dejamos de ser humanos?

Una de las consecuencias del transhumanismo más inmediata sería definir qué es un ser humano y qué no lo es. Y la mejor forma de hacerlo es con algún ejemplo:

¿Es humana una persona que se ha cambiado las piernas por un medio de locomoción mecánico?

¿Es humana una persona que ha alterado su ADN para que la piel cambie de color y se mimetice con el ambiente?

¿Es humana una persona que ha transferido su consciencia a un ordenador?

Son preguntas de apariencia sencilla, pero cuyas respuestas impactan de lleno en por qué no somos libres de cambiar nuestros cuerpos. ¿Los derechos humanos abarcarían a las personas digitalizadas? ¿Cuánto porcentaje de tu cuerpo puedes variar de manera mecánica y mantener tu estatus de ser humano?

Quizá una de las claves sea la diferencia entre transhumanismo tecnológico y transhumanismo genético. Quizá el ser humano siga viéndose a sí mismo como humano si mantiene un soporte físico orgánico de apariencia humana. Quizá la frontera está en cuánto ADN es tuyo y cuánto es artificial.

Pero lo que es innegable es que, una vez fijada la barrera que separa al ser humano del ser neohumano, las consecuencias del transhumanismo caen por su propio peso.

1. Prejuicios

Para buscar las primeras consecuencias del transhumanismo no hay que irse a seres pez, hombres de hojalata o mentes digitales. Hay que ir a mirar a aquellos seres humanos que no han optado por la vía del transhumanismo.

Podría llegarse a una situación extrema en la que una de las partes de la sociedad (la modificada o la no modificada) apartan a la otra como si fueran parias apestados. Si llegásemos a algo así, las luchas entre clases de seres humanos serían brutales, llegando a tener una de las consecuencias del transhumanismo más radicales: el odio racial.

Si ambas facciones son equiparables en número y/o en poder (económico, social, militar…), las luchas podrían llegar a mayores. Algo del estilo de Distrito 9, en el que una de las sociedades vive recluida, apartada y considerada inferior a la otra.

Consecuencias del transhumanismo distrito 9

Y sí, aquí mi fe en la humanidad se tambalea. Somos muy dados a prejuzgar, a clasificar y a discriminar a otros por su condición de diferentes. Mucho me temo que este tipo de cambios conllevarían algún tipo de fractura social.

De hecho, en Mariposas de acero (o Memoria selectiva) el mundo está dividido en dos. Es algo que no cuento directamente, pero que se intuye al oír hablar del Imperio de Taiasia y del Imperio de Euranma. Uno aboga por el transhumanismo y el otro no. Bueno, o eso es lo que creeréis vosotros cuando lo leáis…

2. Megacorporaciones

Tal y como te contaba en otro de los artículos de cómo escribir ciencia ficción creíble (megacorporaciones), la sed de poder de ciertas empresas no tiene límites. El hecho de que apareciera una técnica o una tecnología que permitiera a los humanos ser mejores, haría que estas empresas se matasen entre sí para conseguir el mayor trozo posible del pastel.

El transhumanismo necesitaría una inversión enorme en dinero, conocimiento y materiales para poder llegar a ser viable, y eso exige la implicación de las grandes empresas del mundo. Pero, como siempre, para que esas empresas se jugasen su dinero, habría que ofrecerles algo a cambio. Como, por ejemplo, los derechos de explotación de lo que fuera necesario.

Las consecuencias del transhumanismo en el tejido empresarial del mundo serían inmediatas y devastadoras: las grandes empresas buscarían potenciar por un lado el consumo de esa nueva tecnología y por otro la harían muy difícil de conseguir. Nada como generarte una necesidad de algo que no necesitas para luego cobrarte un pastizal (¿te suena la gente de Apple?).

¿Ya no es tan idílico este transhumanismo, verdad? Es muy fácil hablar de neohumanidad y postevolución, pero para llegar habría que pagar unos cuantos peajes. Sí, podría darse el caso de que se gestionase bien, que una empresa dominase a las demás y tuviera una cultura de derechos sociales envidiable, pero los riesgos de que se buscase solo el beneficio económico son muy grandes.

3. Nuevas vías de investigación y desarrollo

Una de las consecuencias del transhumanismo más positivas sería la apertura de nuevas líneas de investigación. Si ponemos el caso de las modificaciones corporales, como por ejemplo las que hago yo en Mariposas de acero, necesitaríamos nuevas fábricas, nuevas maneras de obtener productos compatibles con la biología humana… Porque tienes que recordar que a tu cuerpo no le gusta que le implantes objetos extraños.

Y, por encima de todo, necesitarías muchísimos recursos naturales. Metales para la estructura, metales especiales para las conexiones, sustancias específicas para conseguir determinadas respuestas del organismo…

A mí, por ejemplo, se me ocurre que este planeta no daría abasto con tanta demanda y eso implicaría que la humanidad (o neohumanidad en este caso) tendría que salir a a practicar la minería espacial. Y ya tendríamos colonizada la galaxia.

4. Nuevas razas

De esa salida al espacio y de esa diferenciación de la humanidad, nacería otra de las consecuencias del transhumanismo. Si cada región (en la Tierra o fuera de ella) tuviera la capacidad de seguir sus propias vías de investigación, podríamos llegar a tener muchos tipos de subrazas diferentes.

De hecho, llegaríamos a un punto en el que cada subraza sería una raza con entidad propia y el concepto de ser humano desaparecería.

Podríamos tener una especie de tecnohumanos, centrados en sustituir partes orgánicas por partes mecánicas cuya biología adaptaríasus cuerpos para facilitar el proceso. Por ejemplo, haciéndoles nacer sin extremidades y con puntos de unión preparados para insertar las partes mecánicas. Y por otro lado a los genohumanos, seres cuyo ADN ya no es humano.

Las posibilidades son infinitas.

5. Aniquilación

Una de las cosas que más me ha fascinado siempre es encadenar razonamientos y preguntas para ver hasta dónde soy capaz de llegar. Una versión del «por qué» de cualquier niño, llevado al extremo. Si hablamos del transhumanismo (más concretamente del transhumanismo genético), existen ciertas consideraciones con los qué pasaría sí que me hacen tener una visión fatalista del asunto.

La naturaleza, a lo largo de millones de años, es capaz de modificar nuestros cuerpos y nuestros comportamientos para eliminar aquellos que nos llevarían al desastre. Básicamente lo que conocemos todos como selección natural.

Si nosotros mismos decidiéramos qué genes triunfan y cuales no, si ese transhumanismo genético insertase nuevos genes y crease nuevas cadenas de ADN… ¿seríamos capaces de estimar el impacto de esos cambios a largo plazo? ¿Cuáles serían las consecuencias del transhumanismo genético?

Quizá parezca bueno quitar esas secuencias que nos hacen vulnerables a cierta enfermedad, pero podría ser que esas mismas secuencias tengan un impacto indirecto en otra, que a su vez lo tiene en otra… que a su vez afecta a la producción de espermatozoides (u óvulos).

¿Cómo sabemos que ese afán transhumanista no va a agotar nuestra propia genética? La posibilidad de que el transhumanismo cree series (razas, facciones o como quieras llamarlo) de neohumanos estériles está ahí y podría derivar en nuestra propia extinción.

Nota: en los libros de Seveneves de Neal Stephenson y en la serie de StarGate tienes ejemplos de transhumanismo que funciona y que no funciona, respectivamente. Aunque, pensándolo mejor, el ejemplo de StarGate (que en vez de reproducirse se clonan hasta que ya no pueden hacerlo más) sería más bien transalienismo.

6. Máquinas humanas

El último punto que quiero tratar sobre estas consecuencias del transhumanismo, es ese que ha dado pie a numerosas películas y libros. Si llegásemos a un punto en el que pudiéramos crear cerebros inorgánicos capaces de albergar nuestros propios cerebros, ¿por qué no crear robots humanoides que nos hicieran el trabajo sucio?

Crear ese tipo de seres podría llevar a un desdoblamiento de la raza humana en tres tipos de raza: los humanos, los humanoides (humanos metidos en máquinas) y los robots. Aquí podrías estudiar muchos escenarios diferentes:

  • Robots esclavos de la humanidad
  • Humanidad esclava de los robots
  • Luchas de poder entre ambas facciones
  • Coexistencia pacífica entre ambos

Lo que es innegable (a la par que inalcanzable a día de hoy, que no te equivoquen los medios) es que una raza de robots inteligentes y con consciencia propia podrían superar a la humanidad en poco tiempo. Y no lo digo yo, lo dicen Rick y Morty.

7. Dónde ubicar tu historia transhumanista

Si no tienes claro dónde situar esa historia transhumanista que quieres escribir, tengo una propuesta que hacerte:

En resumen

Hasta aquí mi análisis de las posibles consecuencias del transhumanismo. Como ves, estas cinci tienen a su vez sus ramificaciones posibles y seguro que a ti también se te ocurren más consecuencias del transhumanismo. Muchas veces nos creemos más capaces de lo que somos y jugamos con temas que no controlamos en realidad. Hay mucha literatura al respecto.

Sin embargo, como decía al principio, el transhumanismo no es malo por sí mismo. Podríamos llegar a ser una raza perfecta si jugamos bien nuestras bazas. Podríamos abandonar los comportamientos animales que nos hacen despreciar al débil, el ansia y la ambición de poder y dinero o los impulsos fisiológicos que sienten algunos congéneres nuestros por hacer daño. La ciencia y la tecnología nos abren las puertas a esa perfección, pero las consecuencias del transhumanismo podrían dar al traste con nuestros planes.

  • No quiero aburrirte regalándote cosas que no vas a leer pero…

    Mis suscriptores reciben una versión comentada del artículo de la semana. ¿Te apuntas?

  • Reader Interactions

    Comentarios

    1. ¡Muy interesantes ambos artículos, estimado David! Compartimos esa misma pasión e interés sobre tan fascinante temática. Ese agrado me ha motivado a formar parte de la comunidad que administras. En el 2016 me lancé a explorar una vía creativa válida e inicié un manuscrito de 30 capítulos, de forma empírica me dispuse a relatar una historia inédita repleta de todo este universo transhumanístico y sus consecuencias. Decidí aderezar estos ya mencionados puntos de inflexión descritos en tus dos amenos artículos, con un entorno particular y creíble que destacase las motivaciones de la humanidad por alcanzar un mejorado nivel de conciencia, particularmente en mi país Venezuela, dentro de 150 años en el futuro. Como la escritura creativa es una actividad a la cual me dedico por placer hace 20 años, no he hecho más que leer y absorber de todas las fuentes que me han llamado la atención y luego situarme al nivel inspiracional actual, en donde Internet nos facilita como nunca el acceso VIP a los más fascinantes contenidos y referencias (cuando sabemos buscar). Soy Diseñador Gráfico y Comunicador Visual de profesión, y es un gran privilegio seguir navegado libremente y con el viento a favor, por las aguas de la creación artística, el cine, la literatura, la fotografía, la ilustración, la música y el arte escénico. Toda la tecnología que nos permite descubrirla, aprender, disfrutarla y sacarle máximo provecho ¡me encanta! Agradezco los contenidos que ofreces a tus colegas. Éxitos totales.

    2. Hola, David.
      Pues me he leído ambos, este y la primera parte. Y volveré a hacerlo. Me gusta que AEFCFT haya compartido en Facebook tus artículos sobre transhumanismo de cara a la convocatoria VISIONES de este año. Yo voy a animarme a participar y por eso me viene genial leer sobre esto, porque aunque todos hemos leído o visto alguna serie sobre el tema, aquí nos cuentas los puntos y las cosas relevantes con detalle.
      Y ahora viene el pero 🙂
      Yo tiro para la fantasía: oscura, clara, gris, magia o lo que venga. Y voy a enmarcar mi relato dentro de fantasía y no ciencia ficción (o al menos eso pretendo) ¿Qué me puedes decir sobre transhumanismo y fantasía? Que conste que ya tengo la idea y la historia; bueno, no está escrita pero tengo la idea y escaleta provisional (vaya, que no te lo pregunto para quitarte ideas 🙂 )
      Un saludo!

      • ¡Hola Óscar!

        La verdad es que la AEFCFT se ha compenetrado genial con mis artículos. Mira que es larga la serie de cómo escribir ciencia ficción creíble, pero han elegido justo el último tema que traté en ella :).

        En cuanto a tu pero, no encuentro que sea un problema. Al contrario, se abren ante ti una cantidad de opciones muchísimo mayores que las de quedarte atado a las reglas físicas y científicas que tenemos hoy en día. Ahora puedes mutar a los humanos por exposición a corrientes imaginarias e imposibles (déjame llamarlas magia por generalizar), a seres de otros mundos y puedes incluso hibridar la raza humana mezclándola con… ¡todas las criaturas que se te puedan ocurrir! Ya no tienes restricciones. Quitar ciencia ficción y poner fantasía te va a permitir hacer lo que quieras.

        Y no te preocupes por quitarme ideas ;), una misma idea de fondo suele dar con historias muy distintas cuando cambias la cabeza pensante y las manos escritoras.

        Un abrazo y mucha suerte.

    3. Hola David,

      Es curioso cómo las leyes también pueden frenar este tipo de avances. Cuando estaba leyendo tu artículo estaba pensando en la cantidad de problemas que se podrían derivar del transhumanismo. Por ejemplo, si te operas la vista e incluyen un chip para que veas mejor y tengas visión nocturna, por ejemplo, ¿qué ocurriría si tienes un accidente de coche y resulta que no veías bien por un defecto en el chip? Lo mismo podría ocurrir con cualquier medio de locomoción que instales en tu cuerpo…

      Uno de mis libros preferidos es el de “Homo Deus: breve historia del mañana”, de Yuval Noah Harari. Lo mismo ya te lo has leído, pero por si acaso. 🙂

      ¡Un placer leerte!

      • No hace falta que te vayas tan lejos. Ahora mismo, sin transhumanismo ni nada, ya tenemos un problema legal con quién es el responsable de qué con los coches autónomos. ¿Qué ocurre si tu coche autónomo atropella a alguien cuando estaba en modo automático? ¿Quién es el responsable? ¿El software patentado? ¿O el humano que va detrás del volante? Y si es el humano, ¿para qué queremos coches autónomos? Si tienes que estar sentado pendiente de la carretera igual que si estuvieras conduciendo… ¡para eso conduces!

        Y no solo eso, sino algo tan básico como qué es aceptable y qué no. Ese chip mismo que comentas, ¿se podría implantar a día de hoy? Si ya tenías un defecto de visión y necesitabas una operación, quizá. Pero si no te pasa nada y solo quieres operarte para meterte ese implante dentro… el código deontológico del gremio médico (y las propias leyes que los regulan) les impide operar porque sí, tiene que haber motivos de salud detrás para hacerlo.

        Mucho tiene que cambiar nuestro entorno todavía 😉

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Olvidaste tu contraseña?