Otras formas de ganar dinero siendo escritor: Patreon

Hoy voy a hablar de una web llamada Patreon y de cómo podría convertirse en una herramienta de monetización muy útil para nosotros los escritores. Muchos ni siquiera habréis oído hablar de ella, sobre todo porque en España no tiene casi ningún impacto. Sin embargo, Estados Unidos, Inglaterra y otros países del top digitalizados no sólo apuestan por ella, sino que han conseguido algunos de los casos de éxito más impactantes de los últimos años. Aunque antes un poquito de historia y de reflexiones.

Todos sabemos que Internet ha conseguido cambiar muchos de los paradigmas bajo los que se rigen la mayoría de las profesiones de este mundo. Si antes querías hablar con alguien situado en el otro extremo del globo, no tenías más opción que pagar por una llamada de teléfono millonaria o enviar una carta que tardaría semanas en llegar. Mantener una reunión con la sede de tu empresa en Inglaterra, implicaba tener que desplazarte físicamente hasta allí.

Y no sólo en cuanto a los sistemas de comunicación. Si antes querías anunciar un producto o un servicio, o bien sabías con exactitud en qué medio concreto (escrito, radiofónico, televisivo,…) y contactabas (y pagabas) directamente con ellos o bien subcontratabas a una agencia para que lo hiciera por ti.

Además, si tenías un producto (entendamos producto como un libro, un álbum de música o una tostadora mágica) los mensajes publicitarios se lanzaban en modo metralleta: disparando 1.000.000 de balas, alguna daría en el blanco. De hecho, las editoriales tradicionales siguen utilizando este método… ¿Quién no ha visto los anuncios de Planeta en televisión?

Sin embargo, ahora Internet (que no sólo Google o Facebook) ha cambiado todo esto. Podemos chatear o mantener una conversación telefónica con cualquier parte del globo sin pagar nada adicional a nuestra conexión mensual. Incluso una videollamada. ¿Qué mejor manera de que unos abuelos situados a cientos de kilómetros de distancia puedan ver a su nieta todos los días?

De hecho, gracias a Internet esos modelos de negocios generalistas que disparaban sin ton ni son se han convertido en auténticos francotiradores. Si una marca quiere colocarte un anuncio a ti y a tus amigos en tu timeline de Facebook o en tus búsquedas de Google… lo puede y lo va a hacer.

Y es que Internet ha cambiado el modo en el que se ejercen la mayoría de las profesiones de este mundo.

¿Por qué no también el de los escritores?

El crowdfunding para escritores: Patreon, Kickstarter, Verkami,…

Que el mundo editorial ha cambiado (aunque algunos se nieguen a verlo) es algo que todos tenemos presente. Las editoriales tradicionales ya no son el axioma necesario para publicar un libro. Desde Internet puedes editar, corregir, maquetar y publicar tu libro sin haber tenido que hablar con una sola editorial.

Es un trabajo menos dedicado: un escritor no sólo tiene que dedicarse a escribir, como hablaba en el artículo ¿qué 5 habilidades necesitas para ser escritor?. Pero nos permite tener un control absoluto de cada parte del proceso (manteniendo así gran parte de los posibles beneficios).

Sin embargo, la mentalidad del escritor sigue estancada en replicar el viejo modelo editorial. Nos limitamos a replicar ese mismo proceso que seguían las editoriales tradicionales: Escribo, corrijo, reescribo, corrijo, reescribo, (pido que alguien edite o corrija), maqueto, hago una portada, generas el libro terminado (eBook en este caso) y lo distribuyes.

Un modelo de trabajo, trabajo, trabajo, gasto, gasto, gasto y sólo entonces espero empezar a obtener beneficios.

¿Quiere esto decir que el modelo sigue siendo invertir un año de trabajo no remunerado y esperar recibir un pago por ese trabajo dos, tres o veintitrés años después?

¿Y por qué no hacer algo para ir recibiendo pequeños pagos a lo largo de ese año de trabajo?

Aquí es donde entran en juego las plataformas de crowdfunding: Patreon, Verkami, KickStarter, libros.com,…

¿Cómo funciona esto del crowdfunding?

El crowdfunding tradicional

Hasta hace un par de años, el sistema de crowdfunding funcionaba del mismo modo que la financiación empresarial tradicional:

  1. Una persona tiene una idea.
  2. Desarrolla un plan de proyecto a partir de esa idea.
  3. Sale a la calle a contarle su proyecto a todo el mundo, buscando a aquellos que quieran poner su dinero para ayudarle a financiarlo.
  4. Desarrolla el producto, siguiendo ese plan y gracias a esa financiación.
  5. Vende su producto y devuelve (normalmente en forma de un porcentaje de los beneficios) el dinero prestado a sus inversores.

En definitiva, convencemos a alguien de que apueste por nuestro proyecto antes de empezar.

El crowdfunding funciona igual, pero facilitando de manera increíble el punto #3. Estas plataformas consiguen que no tengamos que ir puerta por puerta llamando y buscando apoyos, ya que su éxito proviene de una base enorme de gente que entra en ellas buscando productos atractivos en los que invertir. Lo que no quita que tengamos que seguir haciendo una gran publicidad de nuestro proyecto a través de los canales de que dispongamos (redes sociales, blogs, …).

Kickstarter.com es (desde mi punto de vista) la mejor plataforma de financiación online que tenemos a día de hoy. Gracias a ella se han publicado miles de libros y decenas de miles de juegos de mesa entre otras cosas. Y, lo que es más importante, siempre hay muchos miles de personas buscando proyectos interesantes en los que invertir.

Como por ejemplo Exploding Kittens, uno de esos raros casos de éxito que pedía un total de 10.000$ para ver la luz y obtuvo la friolera cantidad de 8.782.571$. Un 87.000% más.

De hecho, yo mismo he participado en muchos de sus proyectos (como inversor), porque me parecían muy interesantes. ¿Por qué? Porque en KickStarter se ofrecen versiones rebajadas de precio del producto terminado.

Es decir, la gran ventaja para los inversores es que los proyectos de Kickstarter suelen ofrecerte el siguiente trato: si tú me adelantas un 75% del dinero que costará mi producto terminado, yo te enviaré a ti un ejemplar al alcanzar el dinero objetivo del proyecto. Vamos, que consigues un 25% de descuento por apostar por ellos.

Lo que, traducido al mundo editorial vendría a ser:

  1. Desarrollo una historia
  2. Escribo un breve inicio y lo subo a KickStarter
  3. Pongo un objetivo de proyecto (por ejemplo conseguir 2000€) para publicarlo y ofrezco recompensas a quien ponga su dinero (un libro por cada 5€ puestos, dos libros por 10€, once libros y un texto dedicado por 100€ y una foto de su autor desnudo firmada y dedicada por 200€). Y mientras tanto sigo escribiendo.
  4. Expirado el tiempo estipulado y cumplido el objetivo monetario (importante porque sino se devolverá toda la cantidad recibida a los inversores), pasamos a terminar ese mismo libro.
  5. Enviamos los ejemplares a aquellos que nos han ayudado y vendemos el resto.

Algo parecido a lo que sucede con la versión española de KickStarter, Verkami o con la editorial online libros.com.

Sin embargo…

Todos sabemos que el proceso creativo y la parte en la que podemos perder gran parte de nuestro tiempo no es precisamente en escribir el texto en sí. Dependiendo del género que escribamos y del tipo de escritor que seamos (escritores mapa o escritores brújula), nos costará más o menos tiempo empezar a escribir.

De hecho, si lo que hacemos es escribir fantasía o ciencia ficción es muy posible que dediquemos una gran cantidad de tiempo y esfuerzo a diseñar y definir el mundo donde sucede la acción. Sin ir más lejos, desde que publiqué la primera entrega de El Colapso han pasado decenas de horas de pensar qué sucedió, cómo es ese mundo post apocalíptico, quién es el Inhumano y quiénes van a ser los amigos y enemigos que encuentre en su camino. ¿Qué le hace especial? ¿Cómo puede sobrevivir a los altos niveles de radiación? ¿Qué busca?… Incluso he llegado a diseñar varios mapamundis completos de su entorno, marcando los lugares clave y el desarrollo socio-económico que llevó a ser lo que es en el momento que toma la acción…

Trabajos, borradores y esbozos que es puede que nunca vean la luz. A lo que hay que sumar el tiempo de escritura, corrección, reescritura,… de cada uno de los libros/relatos que escribamos.

¿Cómo puede un escritor sobrevivir a ese largo periodo de hambruna? Un periodo del que no sale ningún producto tangible para los lectores, pero que es tan necesario como el propio texto.

Porque, salvo que tengamos una base de fieles seguidores que vayan a darlo todo por nosotros o que consigamos viralizar nuestro primer proyecto y ganemos una cantidad obscena de dinero con ese primer libro… es muy difícil que el dinero que obtengamos nos de más que para pagar los costes de producción de ese libro en concreto.

Y posiblemente no cubra siquiera todos los gastos que vamos a tener.

Porque Kickstarter, Verkami y los demás se centran en conseguir financiación para un sólo proyecto concreto, no una carrera literaria.

No todos podemos ser como Zack Danger, que obtuvo 55.492$ para hacer una ensalada de patata por la que pedía un total de 10$.

Así que es aquí donde entra esa nueva herramienta de mecenazgo que da nombre a este artículo: Patreon.

Patreon: financiación recurrente

Patreon es una plataforma de crowdfunding que nació en 2013. ¿Dónde? Qué pregunta más absurda… ¿dónde nacen casi todas las empresas de éxito desde hace unos buenos años? Pues en San Francisco, Estados Unidos.

La principal diferencia de Patreon con el resto es que está orientada al mundo de los artistas y creadores de contenido. Su objetivo somos los escritores, músicos, dibujantes, youtubers, blogueros… todos aquellas personas que dedican su labor a finalidades artísticas y que, por tanto, tienen una necesidad imperiosa de obtener ingresos recurrentes durante todos los meses del año. No sólo al final.

Porque a los escritores también nos gusta comer de vez en cuando.

Y, en concreto, la mayor diferencia entre Patreon y Kickstarter es que en Patreon no pagas por un sólo proyecto. Lo que ofrece Patreon a los futuros mecenas es la posibilidad de financiar a un artista que les gusta para recibir contenido de manera periódica o tener capacidad de decisión en sus futuras obras o… lo que al autor se le ocurra ofrecer.

Porque en Patreon no se busca un mecenazgo en el que el mecenas dé su dinero sin pedir nada a cambio. Patreon busca poner en estrecho contacto a los fans y a sus artistas, para que puedan recibir ciertas cosas (a decidir por el autor) de manera exclusiva, personalizada o antes que los demás.

Ya sabéis que dicen que se puede vivir de lo que haces con solo tener 1000 fans… Aquí en Patreon es algo que puede convertirse en realidad.

Y de cara a los artistas, Patreon busca que estos puedan tener una fuente e ingresos más o menos recurrentes.

¿Cómo funciona Patreon?

  • Primero defines tu perfil en Patreon: una foto, una biografía, enlaces a tus redes sociales, eliges la categoría de tu trabajo…
  • Luego explicas brevemente en qué consiste ese trabajo y en qué vas a invertir el dinero que te paguen tus patrones.
  • La siguiente fase es crear tu página de Patreon: te recomiendan subir un vídeo de YouTube, Vimeo, etc. En el que expliques qué es lo que haces y que escribas una descripción (larga esta vez) de tu trabajo.
  • Lo penúltimo que hay que hacer es definir tus objetivos. Del tipo… si alcanzo 50$ por mes, enviaré dos relatos en vez de 1. Si alcanzo los 100$ publicaré 3 y si alcanzo 200$ los publicaré en formato papel.
  • Y por último defines las recompensas para tus patrones. Un sistema que Patreon copia del resto de plataformas de crowdfunding: a las personas que aporten 1$ les darás las gracias, 5$ un relato por mes, 20$ una colección de tus últimos relatos y 100$ un texto personalizado, una rosa y una cena romántica…

En definitiva, atraes a tus posibles fans con una descripción de un trabajo que les apasione, les ofreces varias alternativas de apoyarte con distintas cantidades, les explicas qué objetivos que a ellos les interesa que tu consigas y…

Y viene lo difícil, que es conseguir que mucha gente crea en ti y apueste por tu trabajo apoyándote económicamente.

¿Realmente funciona Patreon?

Como la mayoría de estos nuevos modelos de negocio, Patreon es una plataforma que está creada en Inglés. Actualmente no hay muchos españoles que utilicen la plataforma o más bien, hay pocos casos de éxito.

Sin embargo, el modelo de negocio a mi sí que me parece válido para este país. Sí, es verdad que somos muy reticentes a dar nuestro dinero por un contenido que (posiblemente) podamos obtener de manera gratuita. Y también es verdad que no tenemos una cultura muy dada a apoyar económicamente proyectos artísticos o proyectos no terminados… Pero creo que es algo que con tiempo y paciencia ya está cambiando dentro de nuestra cultura.

Lo que sí se puede sacar de un análisis de Patreon, es que hay muchos artistas que pueden vivir gracias a lo que obtienen en Patreon.com. Son todos de habla inglesa y la mayor parte de los que triunfan se dedican al arte gráfico (webcomics principalmente), pero hay varios casos de éxito literario que merece la pena reseñar:

Algo que, comparado con los números de algunos de los españoles afincados en Patreon:

Deja patente las grandes diferencias que existen en Patreon para los artístas de habla hispana.

Así que… ¿está funcionando Patreon en nuestro país a día de hoy ? Parece que no. Aunque…

¿Es un modelo de negocio que pudiera funcionar? Seguro que sí. Sólo tenemos que encontrar la manera de hacerlo atractivo y de aumentar la cantidad de usuarios de Patreon en España. Si eso sucediera y tradujeran la herramienta a nuestro idioma, estoy convencido de que este artículo tendría otras muchas cosas que contar.

Conclusión

Los escritores tenemos a nuestra disposición muchas formas de financiar nuestro trabajo. Los modelos clásicos de crowdfunding han demostrado que se puede obtener dinero para sacar adelante una publicación de un proyecto literario concreto a través de alguna de sus plataformas (ya sea vía Verkami, Libros.com o Kickstarter).

Este modelo de apadrinamiento a través de Patreon parece ser una solución muy interesante y atractiva para que, aquellos que disponemos de un medio de comunicación que atrae a varios centenares de personas cada día (un blog, un canal de youtube,…), podamos plantearnos el ingresar algo de dinero por nuestro trabajo.

O al menos a intentarlo.

Y vosotros… ¿conocéis a alguien que utilice Patreon? ¿Cuáles son sus experiencias?

Para terminar, si queréis saber más sobre Patreon…

Las fuentes utilizadas en este artículo han sido:


Escrito por David Olier para el blog El Rincón de Cabal.

Y si te ha gustado esta entrada y quieres que mi legión de esbirros digitales te envíe una copia a tu correo electrónico junto con contenido exclusivo para suscriptores

¡Únete a mi lista de correo!

indicates required



 

Opt In Image
¿Te gustan la ciencia ficción y la escritura?

Únete a la comunidad de lectores y escritores de ciencia ficción de El Rincón de Cabal y cada semana te comentaré las últimas actualizaciones del blog, las noticias más interesantes del ámbito de la ciencia ficción y la literatura, así como ofertas y promociones exclusivas para los suscriptores.

¡Compárteme!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Tumblr0Share on Reddit0Email this to someone