aHola y bienvenido una semana más a esta serie de artículos sobre autopublicación a coste cero. En concreto, bienvenido al cuarto artículo de la serie. Hoy te voy a hablar sobre el tercer pilar de la autopublicación: cómo corregir tu libro.

En los últimos dos artículos te he enseñado a escoger un título adecuado para tu libro y a diseñar la portada con la que lo darás a conocer al mundo. Dos pasos necesarios y, a veces, muy costosos de conseguir. De hecho, mi recomendación es que empieces a pensar en el título y la portada cuanto antes. ¿Por qué? Porque, como te decía, tú y yo somos escritores, no diseñadores. Y el proceso de elección de un título y diseño de una portada puede durar más que el tiempo dedicado a corregir un libro.

Así que, sin más demora, vamos a hablar sobre cómo corregir tu libro.

Nota: como me ha quedado un artículo bastante largo, aquí te dejo el mapa de contenido para que puedas navegar por él libremente. De hecho, he habilitado cada título y subtítulo del artículo para que te traiga directamente a este punto ?.

Por qué corregir tu libro

Si eres un escritor con cierto bagaje, si ya has publicado algo o si te has encontrado con varvaridades de este estilo en alguno de los libros que has leído, ya sabes por qué necesitas corregir tu libro. Sin embargo, en vista de las peticiones de lecturas editoriales que me llegan o de los relatos que corregí hace un par de años a través de mi lista de suscripción, parece que no todas las personas que empiezan en este mundo de la escritura tienen clara la importancia de corregir tu libro antes de que lo vea nadie más.

Creo que es algo que tiene que ver con el ego, las falsas expectativas y el mal trabajo de ladrones editoriales, como son algunas empresas de coedición (y digo algunas en vez de todas por darles al resto el beneficio de la duda). Porque muchos escritores noveles creen que ya escriben con una calidad suficiente y que no necesitan mucha revisión o se creen el que alguien les diga que escriben tan bien que no hace falta corregir su libro demasiado.

MENTIRA. Si hay algo que tienes que tener grabado a fuego en tu cabeza es que todos escribimos mal y necesitamos revisar y pulir nuestros textos antes de poder publicarlos. Corregir tu libro no es una opción, es un deber y una obligación que tienes contigo y con tus lectores. Porque, como verás un poco más delante, quizá no cometas faltas de ortografía, pero eso no es ni la mitad de la corrección que debes hacer en un texto. Es más, si eres escritor, se supone que sabes escribir sin faltas, aunque no sea extraño que se nos cuele alguna de vez en cuando.

O, como dice Hemingway:

El primer borrador de cualquier cosa es una mierda

El caso es que no corregir tu libro, o corregirlo mal, tiene dos consecuencias negativas muy serias en tu carrera como escritor:

  1. No aprendes de tus errores y no mejoras tu calidad. Ser escritor es aprender día tras día, cagarla, aprender que la has cagado y volver cagarla en otra cosa para aprender de nuevo. Si nadie te dice que lo has hecho mal, ¿cómo esperas poder avanzar?
  2. Tus lectores te van a mandar a la mierda. Por muy cuidada que sea la estética de tu libro, con una portada de miles de euros y un título que compraría hasta un alienígena, si el lector encuentra falta tras falta, error tras error o una puntuación absurda e imposible, no solo va a dejar de leerte, sino que va a tachar tu nombre de la lista de escritores que algún día podría llegar a leer.

Podría estar horas hablando sobre por qué corregir tu libro y explicándote por qué no debes fiarte de nadie que te diga que escribes tan bien que no necesitas que te corrijan (hola, editoriales de coedición), pero creo que el mensaje ya está claro, ¿verdad?

Consejos para corregir tu libro

Antes de empezar a hacerte reflexionar sobre cómo corregir tu libro, creo que necesitas saber ciertas cosas sobre ese proceso de corrección que tienes por delante.

Lo primero es que, aunque yo suela decir lo contrario, corregir es otra manera de escribir. No veas el tiempo dedicado a corregir tu libro como un tiempo vacío en el que no estás produciendo nada. Al contrario, estás aprendiendo lecciones muy valiosas que podrás aplicar a tus proyectos futuros. Lecciones que te ahorrarán muchísimo tiempo de corrección y que harán que tus textos sean mucho más legibles desde el principio.

¿Por qué digo esto? Porque corregir tu libro es un proceso tanto, o más, costoso (en tiempo) que escribirlo. No esperes tardar una o dos semanas en hacerlo y prepárate para un proceso que puede, y debe, durar bastante más que eso.

De hecho, ten presente que este es el único pilar para el que casi al 100% seguro vas a necesitar ayuda externa. Si tu presupuesto es muy limitado y no sabes dónde gastar el dinero, no lo dudes: paga a un buen corrector.

Pero empecemos por el principio.

0. ¿Quién va a corregir tu libro?

Esta pregunta es vital para el éxito de tu proyecto, y debes tener clara la respuesta antes de seguir.

Existen dos respuestas posibles: tú u otra persona.

En el caso de que seas tú el que vaya a corregir su propio libro, vete asumiendo que es casi imposible que detectes tus propios errores de estilo. Quizá dejes la ortografía, la gramática y la tipografía pulida y brillante. Pero eso no quiere decir que tu texto tenga la calidad que debería. Es muy difícil, por no decir imposible, que tú mismo te des cuenta de los fallos, clichés, abusos repetitivos o incluso rimas internas de tus propias palabras.

Y si lo hace otra persona, tienes que tener claro qué es lo que debes pedirle para considerarlo una corrección (y si estás pagando por ese servicio, más todavía). Como te conté en mi fatídica experiencia pseudoeditorial con Mundibook, hay mucho ladrón suelto por el mundo con jeta suficiente para decirte que cambiar cuatro comas es corregir tu libro.

Lo ideal es que intervengas tú, un corrector profesional y varios lectores cero. Eso sí, te dispongas a hacer tú la corrección, un amigo escritor, tus lectores cero o un corrector profesional, estos son los pasos que deberías seguir antes de dar por concluida la corrección de tu libro.

1. ¿Cuántas veces vas a corregir tu libro?

Antes de hablar de qué tipos de corrección debes realizar, tienes que tener claro cuántas veces quieres corregir tu libro. Tienes que tomar una decisión antes de ponerte con ello, porque créeme, al final vas a perder el sentido con tantos cambios, recambios, correcciones y reescrituras.

Yo entiendo que el proceso completo de corrección de un libro consta de tres partes: (#1) una parte previa a que nadie más vea tu libro, (#2) la corrección en sí y (#3) la inclusión de los cambios oportunos en el texto final.

Como verás, cuando termines de leer este apartado, nadie te va a quitar 3 o 4 pasadas completas al libro. Pueden ser menos, aunque quizá sea arriesgado, y pueden ser muchas más. Ten cuidado con este número, porque terminarás volviéndote loco, por muy bien que lo controles harás, desharás y volverás a hacer los mismos cambios una y otra vez, y al final no sabrás de dónde te vienen los sopapos.

Ahora déjame que te explique esos tres grupos de correcciones de las que consta la corrección completa de un libro para que entiendas cómo funciona el proceso.

1.1. Primeras revisiones

Esta primera parte es esencial. No puedes enviar a un lector cero o a un corrector el texto recién salido de tu teclado. Tu obligación es revisarlo y pulirlo para quitar la mayor parte de errores, erratas, faltas… y todo lo que se nos cuela mientras escribimos. De hecho, la mayoría de los lectores profesionales, yo mismo lo hago, y correctores suelen pedir una muestra de varias páginas antes de aceptar o fijar el precio de una revisión/corrección. Porque no es lo mismo cobrar X a alguien que tiene 2000 anotaciones en todo su libro, que a alguien que tiene 2000 anotaciones en el primer capítulo.

Yo, por el tiempo y la cantidad de lecturas editoriales que soy capaz de hacer, nunca aceptaría un texto de ese segundo tipo de personas. Le recomendaría corregirlo primero y enviármelo después. Porque es muy difícil valorar una historia que está plagada de faltas ortotipográficas y de estilo.

En cuanto al número de veces que debes a corregir tu libro antes de enviárselo a nadie, depende de ti, de cómo te organices y de lo perfeccionista que seas. Yo sé que soy demasiado perfeccionista y hago más revisiones de las que debería, pero en esta primera fase no me siento cómodo con menos de tres correcciones completas.

Así que aquí viene mi primer consejo:

Por mucho que te empeñes en lo contrario, en cada revisión que hagas encontrarás más fallos o cosas que quieras cambiar. Ponte un máximo de revisiones y no pases de ellas.

Después de haber decidido cuántas revisiones harás, antes de pedir una Corrección (con mayúscula), tienes que decidir qué es lo que vas a buscar en cada una de ellas. Puede que seas un crack y seas capaz de revisar estructura, estilo, ortografía, tipografía y todo lo demás en cada pasada, pero los que no somos tan buenos (o somos tan estructurados como un ingeniero) solemos organizar qué vamos a corregir cada vez.

Yo hago una primera lectura para quitar los fallos más graves y corregir y anotar las cosas que más me van llamando la atención, así como para marcar qué capítulos o relatos necesitan una revisión más profunda. Luego hago una segunda lectura para buscar y eliminar los fallos que he ido anotando, además de los que sé que cometo siempre, y para terminar (o no) hago una tercera para reescribir y reestructurar aquellas partes que lo necesitan.

Un poco más abajo verás los distintos tipos de correcciones y podrás hacerte una idea de cómo puedes organizarte y corregir tu libro por ti mismo.

1.2. La corrección

El segundo bloque de correcciones incluye todos aquellos inputs que recibes por parte de terceras personas.

Una figura esencial en este grupo es el corrector (o correctores) que, como te decía, es indispensable para corregir tu libro. Él te va a dar todas las claves de aquello que a ti se te ha pasado, bien por omisión o bien porque no eras consciente de que cometías esos errores (o que era un error siquiera :-P).

Otra figura de increíble valor son los lectores profesionales. Esos lectores que, debido a su gran experiencia como lectores y/o escritores del género, te pueden aportar una visión profesional sobre qué puntos fuertes tiene tu libro y qué cosas deberías mejorar. Este tipo de servicios de lectura editorial no suele incluir una revisión ortotipográfica, pero hacen una revisión vital sobre la estructura, el contenido y el desarrollo de la historia en sí. Te ayudan a ver los fallos estructurales que puedas tener, las historias que tienen mucha fuerza, las que no parecen tener sentido… y todo lo que pueda ayudarte a hacer que tu historia sea redonda. Eso sí, como su propio nombre indica, un lector profesional cobra una tarifa por sus servicios. Así que no tengas jeta y escribas a todo chichimosca pidiendo una lectura editorial gratuita.

Y la última figura de este grupo la completan los lectores cero. Personas que (sean o no escritores) te van a dar una opinión sincera de qué les parece tu libro, qué les gusta, qué no y te ayudarán a conseguir un producto atractivo para los lectores. Ellos son, o deben ser, una muestra representativa de aquellas personas que podrían querer leer tu libro. Pero de ellos ya hablaré más adelante.

1.3. La poscorrección

Aquí es donde empieza lo bueno.

Cuando tus lectores cero, profesionales, correctores, y todo aquel a quién hayas pedido ayuda para corregir tu libro, te devuelvan sus comentarios. Llega el momento de decidir qué incluir y qué no incluir en el manuscrito final.

Por eso tienes que tener cuidado con la cantidad de opiniones que solicitas. Muchas opiniones pueden parecer algo muy positivo, pero la realidad es que, si todos hacen un buen trabajo (de lo que luego hablaré también), tú vas a tener tanto más trabajo en función de lo bien que lo hayan hecho. Porque, salvo que hagas este proceso en fases escalonadas, no enviarás el texto del corrector a un lector cero, recogerás sus opiniones y lo enviarás al segundo… y así hasta todos los que quieras. Lo normal es que envíes el texto a todos de manera simultánea.

Y créeme, incluir todas esas opiniones tan diversas en el texto final es… una locura. Te conté un poco sobre cómo corregir tu libro con Scrivener, pero queda pendiente que te explique con más detalle cómo puedes hacerlo sin morir en el intento.

Pero, oye, corregir tu libro es lo que tiene ;-).

2. Tipos de corrección

Ahora que hemos sentado las bases de quién corrige y cuántas veces van a corregir, es importante entender los distintos tipos de corrección que te puedes (y debes) encontrar al corregir tu libro.

Podríamos dividir las correcciones en tres grandes grupos: corrección técnica, corrección de forma

2.1. Corrección ortotipográfica

La primera de ellas es la corrección ortotipográfica.

Como su propio nombre indica, es la corrección técnica por antonomasia. Mariana Eguaras lo explica muy bien en este post, pero aquí tienes un breve resumen de en qué consiste este tipo de corrección:

  • Eliminar errores de ortografía y puntuación
  • Solucionar y unificar todas las cuestiones de forma (cursivas, negritas, paréntesis, guiones, rayas, formato de números…).

Es decir: realiza una revisión de la forma del texto. No entra a valorar su contenido más allá de la adecuación del texto con las normas de la RAE.

Corregir tu libro ortotipografia

¿Quién puede realizarlo? Tú mismo deberías ser capaz. Al fin y al cabo, como te decía al principio, eres escritor. Y un escritor debe saber escribir con corrección. Además, si tú mismo aprendes cuándo poner un guión, una raya, un paréntesis, dos puntos, etc., más fácil se lo pondrás al corrector que venga detrás y menos probabilidades habrá de que alguno de esos errores se cuele en la maquetación final.

Y aquí es donde suelen quedarse (si es que llegan) las correcciones de las editoriales de coedición. Pero, como verás en el siguiente punto, esta es una corrección mínima y no es la que aporta un valor real a tus historias.

2.2. Corrección de estilo

Este es el quid de corregir tu libro. Puede que seas un buen escritor en cuanto a la forma, que escribas sin faltas y sepas puntuar cada elemento de tu texto, pero hay muchas expresiones, palabras y recursos que, aunque son correctos en su forma, no lo son en su utilización y su aspecto.

Y aquí es donde todos pecamos mucho al empezar, y vamos puliendo conforme escribimos, publicamos y, sobre todo, nos corrigen profesionales.

Vuelvo a remitirte al artículo de Mariana (que puedes volver a encontrar aquí, pero también te dejo una pequeña lista de cosas importantes dentro de una corrección de estilo:

  • Eliminar las imprecisiones. Ya sabes, los verbos y las palabras trampa que sirven para todo y no sirven para nada. Esas palabras baúl que nos enseñaban en el colegio. Sí, cosa es una palabra correcta, pero casi nunca es la más adecuada para referirnos a algo. Igual que los verbos hacer, tener…
  • Búsqueda de repeticiones excesivas de la misma palabra. Escribir seis veces «cuchillo» en un párrafo no va a enfatizar que quieres matar a alguien con un cuchillo, sino que va a hacer que el lector acabe hasta las narices del dichoso cuchillo. Te ayudará a encontrar esas repeticiones y te debería proponer alternativas.
  • Quita las muletillas y clichés. Todos tenemos coletillas (a mí ni siquiera me encanta) que debemos reducir, pero también tendemos a utilizar expresiones que están demasiado vistas (a bocajarro, llover a cántaros… y aquí te dejo un artículo con 98 más) y dan muestra de pobreza lingüística.
  • Subraya las rimas internas. Salvo que escribas poesía o busques una cadencia específica a través de las rimas, la narrativa de ficción no debe incluir rimas internas en los párrafos que escribas.
  • Adverbios -mente.
  • Concordancia entre singulares, plurales, presentes, pasados, femeninos, masculinos…
  • Y mucho más

Como ves, la corrección de estilo es la que va a corregir tu libro para que tenga el aspecto profesional que se merece. Yo todavía sigo alucinando con la diferencia que hay entre el Memoria selectiva que leyeron mis lectores cero y el Memoria selectiva que puedes leer tú ahora. El cambio cualitativo del texto precorregido al poscorregido es… alucinante.

Y eso que nos falta otra revisión casi tan importante como esta.

Corregir tu libro quien

¿Quién puede hacerla? Esta es la revisión que sí o sí tiene que hacer alguien externo a ti. Hay algunas cosas que somos capaces de encontrar, pero para la gran mayoría de los fallos de estilo necesitamos que alguien de fuera nos diga qué es lo que estamos haciendo mal.

2.3. Corrección de estructura

Que el texto sea correcto desde el punto de vista gramatical, ortográfica, tipográfica y de estilo, no quiere decir que sea un buen libro. Aquí es donde entra la parte subjetiva (y no tan subjetiva) de cómo exponemos la información y de qué información exponemos.

Aquí entrarían temas como:

  • Orden de presentación de la información.
  • Incongruencias en la información expuesta (más aún si hablamos de ciencia ficción).
  • Deus ex machina.
  • Cambios de narrador que no queden claros.
  • Incongruencias temporales en la historia.

Vamos, a cualquier cosa que está bien escrita, pero que no tiene sentido dentro de tu historia. Porque corregir tu libro no es solo quitar las faltas y las expresiones mal puestas.

¿Quién puede hacerla? Tus lectores cero. Esas personitas tan amables que todo escritor debe tener, cuidar y mimar para que tengan a bien leer sus libros y decirle lo que opinan de ellos con todo el detalle que sean capaces de darte. Gabriella Campbell tiene un artículo genial sobre ellos en el que te cuenta qué son, cómo conseguirlos y qué deberías pedirles.

Y, por supuesto, los lectores editoriales profesionales. Que para eso les pagas 😉

Ellos serán los que den con la mayoría de los fallos argumentales que tenga tu historia. Y, por tanto, son los que más trabajo te van a dar.

2.4. Recursos

Aunque la mayor parte de la información la podéis obtener directamente desde la RAEfundeu o cualquier otra página dedicada a nuestra lengua, sí que es cierto que a ellas se acude con dudas concretas. Si quieres echar un vistazo a un par de libros bastante amenos que te mostrarán algunos mínimos sobre corrección, aquí te dejo un par de títulos.

Eso sí: recuerda que son libros útiles cuando estás corrigiendo un texto. Leerlos antes no tiene tanto sentido como leerlos durante.

Cómo corregir tu libro: 70 trucos para sacarle brillo a tu novela

70 trucos para sacarle brillo a tu novela de Gabriella Campbell

Palabras mayores: 199 Recetas Infalibles Para Expresarse Bien

3. ¿Qué debes esperar al corregir tu libro?

Muchos fallos, muchos cambios y mucha reescritura. Y es que, si después de pasar por las manos de un corrector profesional, no sales con una pila enorme de fallos y comentarios… es que algo falla.

Porque todos tenemos al menos media docena de vicios incorrectos que se repiten, y se repiten, y se repiten… Además, habrá quién encuentre cambios imposibles en tus narradores, intrusiones sin sentido, historias incomprensibles y hasta narradores equivocados. Esto último duele mucho, porque exige una reescritura completa pero… ¿y lo bien que queda todo después?

El caso es que, como te adelantaba al principio del artículo, después del proceso de corregir tu libro, tienes que estar preparado para invertir semanas de trabajo en recoger el input que te han ofrecido tus lectores y correctores.

Pero serán semanas de trabajo muy productivo, con muchísimo valor añadido y del que sacarás cosas fantásticas para tus futuros libros.

El libro que veréis después de pasar por este proceso hará que sintáis ese magnífico síndrome del impostor.

En definitiva

Corregir tu libro es la base de un producto de calidad y, por tanto, es vital para poder enganchar y mantener a tus lectores. Porque si haces una mala corrección y presentas un texto feo, cutre, incongruente y lleno de faltas, esas personas que han comprado tu libro no volverán a comprar nada tuyo.

Si tienes que gastar dinero en uno de los 5 pilares de la autopublicación, yo lo haría en pagar a un profesional para corregir tu libro. Si tienes dinero para dos servicios, yo pagaría por un corrector y un lector profesionales. Y si tienes dinero para aburrir… ¡paga por todo! Incluso por que te escriban el libro. Pero, sobre todo, paga por tener un libro de calidad.

Más artículos de la serie

Opt In Image
¿Te gustan la ciencia ficción y la escritura?

Únete a la comunidad de lectores y escritores de ciencia ficción de El Rincón de Cabal y cada semana te comentaré las últimas actualizaciones del blog, las noticias más interesantes del ámbito de la ciencia ficción y la literatura, así como ofertas y promociones exclusivas para los suscriptores.

¡Compárteme!Share on Facebook34Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Tumblr0Share on Reddit0Email this to someone